YO NO QUIERO SER BUENA

By María García Baranda - junio 26, 2020




Al parecer,

decía Bertolt Brecht que “todos querríamos ser buenos,

pero las circunstancias no nos dejan”.

Pero yo no.

Yo no quiero ser buena,

que los buenos me sufren demasiado.

 

Quisiera ser acaso justa, ecuánime y honesta

con los hechos, las gentes que merezcan y, claro está, conmigo.

Y siempre inteligente.

Pero no más.

 

Quiero tener berrinches, si me salgo del quicio de la paciencia

y después, consecuente, ponerme colorada por haberlo tenido,

aunque sin sentir culpa.

 

Quiero dejar volar las pequeñas maldades que resarcen de los días de rabia

y guardarle un poquito de rencor a quienes me traicionaron.

 

Quiero cantar cuarenta, cincuenta y hasta sesenta en bastos,

si alguien cruza la línea

y se bebe de un trago la confianza nunca concedida

o propina un mordisco a la mano tendida.

 

Quiero meter la pata y no darme ni cuenta del traspié.

 

Quiero juzgar sin pruebas de puro impulso equívoco y de miedo,

para obligarme luego a deshacer el paso.

 

Quiero decir que no cuando no me apetece

y clavarlo a la tierra si un sí es condenatorio.

Yo no quiero ser buena,

¡qué carajo!

Quiero ser imperfecta,

…y qué mal disimulo.


  • Compartir:

Tal vez te guste...

1 comentarios