EMPEZAR DE NUEVO


 Este escrito tiene algo más de dos años. 
 Hoy, releyendo, observo que sigue vigente 
 en mí su idea.

             ¿Tan difícil es empezar de nuevo? ¿O es acaso más sencillo quedarte en tu confortable rincón, aunque éste se encuentre plagado de luces y sombras? Posiblemente lo sea. Por intrépidos o desarraigados que seamos, a medida que pasan los años todos tratamos de buscarnos ese rincón tranquilo. Un recodo en el que en mayor o menor medida todo parece estar bajo nuestro control. O al menos todo se envuelve en la apariencia de lo conocido. Y ya sabemos que más vale lo malo conocido… porque además no siempre es tan malo.

            El conflicto aparece cuando lo nuevo, bueno o no, llega para deslumbrarnos. ¿Qué hacer, entonces?... ¿ponerte una venda y hacer como si no hubieses visto nada?, ¿preguntarte qué pasa y depurar tu vida?, ¿liarte la manta a la cabeza y romper con todo y con todos, para empezar de nuevo? Aquí hay opciones para todos los gustos. Y todas ellas son comprensibles y respetables. Depende su elección, pues, de múltiples factores a tener en cuenta: del grado de conservadurismo de cada uno; de la calidad y cantidad de la materia a perder; del potencial de lo recientemente aparecido; del miedo al cambio y a lo desconocido; del momento de fortaleza emocional que atravesemos;…

            Una vez valorados todos los factores, todos los pros y los contras, llega el momento de ponerse a ello. Hay quienes enmudecen y observan, y deciden reflexivamente no olvidar lo que tienen a su alrededor. Hay quienes enmudecen y observan, pero deciden atenazados por el miedo y salpicados de comodidad. Hay quienes parecen no inmutarse y prosiguen como si nada hubiese ocurrido. En el lado opuesto, hay quienes dan dos golpes en la mesa, olvidan fácilmente su vida anterior, rompen con todo y se ponen por bandera el lema de: la vida son dos días. O también hay quienes miden, observan, sopesan y, al darse cuenta de que la vida llega para pedir cuentas, ingresan en un nuevo estado evolutivo.
            Por mi parte, creo haber pasado por todas y cada una de esas fases y modi operandi. Y hoy por hoy, me quedo con la última de ellas y renuncio explícitamente a aquélla que me aleje de mí misma y me cubra con el velo de la cobardía. Mañana,… ya veremos.


MARÍA GARCÍA BARANDA


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

¿QUIERES TERMINAR CON LA CULTURA DE LA VIOLACIÓN?

DOCENTES NO DECENTES