Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

MI IDENTIDAD Y NO MI ROL

Imagen
Las calles son senderos de doble sentido. Caminos de ida y de vuelta. Hay quienes comienzan por el principio y de modo ordenado van recorriendo metro a metro hasta alcanzar el fondo. Otros, en cambio, deciden recorrer el camino a la inversa, iniciarlo en lo que para otros es la meta y acabar en el origen. Sea como sea, no dejan de ser formas de vivir la vida.
    La primera de ellas, para mí supone el ir construyendo un lugar en el mundo, yendo desde la individualidad hasta estar listo para ocupar un rol social. Pongamos un ejemplo. Yo nazco, hace cuarenta y un años, y se me pone el nombre de María. Soy un bebé prematuro, de no demasiado peso, pero de notable altura. Ojos grandes. Manos grandes. Pies grandes. En ese momento, eso es lo que soy. Es con el pasar de los meses y de los años que me voy forjando una personalidad, una identidad, y con la experiencia voy siendo capaz de ocupar distintos roles sociales. Hija, hermana, nieta,..., amiga, novia, exnovia,... escolar, universitar…

SI PUDIERA PEDIR UN DESEO PRECIADO

Imagen
Si pudiera pedir un deseo preciado, 
si se me concediese la dicha y privilegio 
de que mi ansiado sueño se hiciese realidad,
sería no perderte. Tan solo no perderte.
Y tenerte conmigo
en cualquier modo y forma, 
color, aspecto o rango.

Conservarte a mi lado, tenerte para siempre, 
solo por oír tu voz, por saberte cerquita,
por tenerte en mi vida, por respirar de ti,
por no ahogarme en el llanto.

Si pudiera pedir, 
mantendría mi amor eterno y encendido.
Y por siempre, mi Vida. Para siempre.

Si tan solo un momento, solo por una vez
tuviera la fortuna por nunca concedida
de poder elegir, de obtener, de alcanzar,
no romperme por dentro en un millon de añicos,
haría lo indecible con tal de preservarte, 
aunque fuese de lejos.
Y mantenerte dentro, en el modo que fuera,
para escuchar tu voz, para darte la mía,
alumbrar tus desvelos y llenarte de risas,
y quedarme en silencio, si es que eso hiciera falta.
Pero nunca perderte.

Que no me importa nada, si no estás en mi vida
que no hay mayor estruendo,
ni mayor injusticia

NADA QUE PERDER. NADA SALVO MI AMOR

Imagen
Había una vez,... la había, claro que la había. Una cíclica y repetida experiencia de destructura faz que a la par traicionera y semioculta atacaba en lo oscuro. En lo más negro y tenebroso. En el más gélido y ronco rincón. Su elegida y preferida víctima solía ser una alma confiada a la vida; izada una y otra vez desde la más profunda de las simas; mordida no ya en la piel, sino en el músculo y el hueso; y con los ojos brillantes. Con ese brillo que da el ver la verdad de la vida. La cara más cruel, la luz más bella, la pérdida más amarga, el amor más profundo, la escuálida carátula, la impotencia más áspera.     Pues bien. Toda vez que la amenaza aterroriza a su víctima, no ha de hacer mucha fuerza para vencerla en voluntad y cordura. No demasiada, no. A poco que lo intente ya lo logra. A no ser,... a no ser que descuide un pequeño detalle. Y es que el ser más pequeño en apariencia, más débil de sentimiento, el más herido, aquel con el llanto denso y la cabeza cargada de juicios in…

NO CULPES A LAS MUSAS

Imagen
Hoy me han preguntado qué me hace escribir a mí, es decir, qué me inspira, qué me provoca correr al papel o quedarme hasta las tantas sin poder parar hasta acabarlo. Al oír la pregunta suspiré, tomé un sorbo de café y sonreí. "¡Qué pregunta!", le dije. Yo tan solo puedo ofrecer mi caso particular al efecto, porque cada ser es un mundo en sí mismo y cada uno tendrá sus modos. Así que, amigo mío, te contesto con mi caso particular y con una opinión que tengo forjada desde hace mucho tiempo. Cada escritor tiene unos gramos de ego muy bien medidos, porque necesita imperiosamente hablar de sí mismo. Echarlo todo fuera. Lo que piensa, lo que ve, lo que siente, lo que reflexiona,... Y podrá pasar el tiempo, y cambiar sus pensamientos, sus sentimientos, su entorno,... y seguirá escribiendo, pero sobre sí mismo. Lo que le rodea, las personas que están por ahí en medio, lo que protagoniza sus letras variarán, cambiarán de aspecto, de nombre, de cara, de ideología,... Pero segui…

NO ES FORTALEZA, ES DECENCIA

Imagen
La fortaleza no tiene absolutamente nada que ver con la capacidad de superación de las cosas. Seguir adelante, sobreponerse a todo aquello que nos arrasa, lo esperado y lo inesperado, tratar de seguir siendo dulces con el resto -que de nada tienen culpa-, y convencerse cada noche de que se ha de continuar, de que no pasa nada, de que aún se pueden lograr cosas,... todo ello no son signos de fortaleza. Son signos de supervivencia.    Yo no soy fuerte, no se engañen. Soy una superviviente. La mezcla de alguien que trata de ser lista, con alguien a quien le da mucho pudor quejarse de ciertas cosas. Mi capacidad de análisis y comprensión de las cosas, en la medida que tenga -alta, baja, media,...-, sumada a esa enorme vergüeza que siento al mostrarme abatida ante el resto, -excepto ante los más íntimos-, por el mero hecho de ver la enormidad de despropósitos que sufren miles de seres cada día, todo ello, hace que ofrezca una imagen de gran fortaleza. Pero nadie nace fuerte, te haces tal…

PEQUEÑOS ESBOZOS (IX): No hay nada más bonito que decir "te quiero"

Imagen
Hoy me han dicho que hay gente a la que le cuesta decir te quiero y me he quedado simplemente muda. Como si fuera la primera vez que lo oía. Como si me diese por enterada en ese momento o alguien me descubriese el misterio. Yo creo que voluntariamente mi cerebro lo olvida cada cierto tiempo, como forma de no perder la fe en los sentimientos en general y en el amor en particular. Así que, al oírlo me bajó la temperatura y simplemente no pronuncié palabra, aunque sí comencé a generar una conversación en mi cabeza. Me dije: "no es posible, ¿cómo va a costarle a nadie verbalizar un sentimiento tan bonito?" Me parece tan, tan, tan, extraño. Y mirad que suelo contemplar todo el espectro de posibles estados emocionales, pero ¿esto? Y lo sé, en el fondo lo sé. Dicen por ahí, cuentan que hay quien se pone un esparadrapo en la boca antes de pronunciarlo. Que hay quien solo se permite decirlo en ocasiones muy contadas y concretas, ya lo sé. Pero como yo soy justamente el caso opue…

LAS CARAS INVISIBLES DE LOS MALOS TRATOS

Imagen
Lucía se ha levantado con algo de prisa para ir al instituto. Se cepilla su larga melena de color castaño. Vaqueros, una camiseta blanca, una chaqueta gruesa de punto, zapatillas deportivas y una gran bufanda. Aún tiene sueño y seguramente lo tendrá durante toda la mañana. Esta noche no ha dormido mucho porque estuvo hablando hasta casi las tres de la mañana con su novio. Bueno, quien dice hablando dice discutiendo desde prácticamente las once de la noche. A esa hora recibió un whatsapp de él que no pudo contestar hasta unos cinco minutos después, aunque estaba en línea. Después de ese whatsapp vino otro, y luego otro. El mosqueo fue monumental, porque sabiendo que él estaba enviándole mensajes, ella continuaba con la conversación que tenía entre manos, con quienquiera que fuese. Y mientras, su novio esperando. Cuando llegó al fin el momento de contestarle, él le hizo ver su enorme cabreo. Las horas de hablar con la gente eran un poco tardías, habría que adivinar de quién se trat…

PEQUEÑOS ESBOZOS (VIII): Traspasando la línea del tiempo

Imagen
Entre el pasado, el presente y el futuro hay una línea divisoria tan imperceptible que puedes acostarte una noche pensando que ya casi es mañana y despertarte a la mañana siguiente engullido por el pasado más tenebroso.     Vigila tu mente y las malas pasadas que te juega. Porque lo hace, sí. Y te gana siempre la partida. Acostúmbrate a que ella es más lista que tú. Más rápida. Más astuta. Y más cauta. Y si quiere que creas que algo es así, hará todo lo posible porque no veas más allá de lo que con hipnotizadora sugestión pretende. Por tanto, pon todo en duda, cuestiónate a ti mismo, ¡siempre!, y asegúrate de tener testigos que presencien tu cambio de estación. De lo contrario puedes quedarte a la deriva eternamente en un mar apenas seco y con olor a salitre rancio.      Entre el pasado, el presente y el futuro hay una línea divisoria tan imperceptible...
(No pares)



UNA MUJER QUE AMA ES INDESTRUCTIBLE

Imagen
Llueve. Cae el sol y llueve. Estoy metida entre libros, entre ganas inmensas de letras y de historias, con hambruna de páginas ya escritas y de otras en blanco que esperan ser llenadas. Por mí. O eso dicen ellas. Al menos me miran desde abajo con ojillos de pedirme que empiece. Tan formales y tan monas, ellas. Tan descansadas aún, antes de que yo les meta mano con mis idas y venidas. Resultan tremendamente tiernas e inocentes; jóvenes, inexpertas y vírgenes. Me ablandan el corazón y les hago caso.

Me preparo un café, no ha de faltar. Y sí, ya sé que pasaron hace rato las cuatro de la tarde, pero necesitaba uno. Escribir sin café no es tan emocionante, permíteme que te lo diga. Pienso en que es buen momento para ello y en que es una de esas tardes que empezó con la necesidad de hacer mil cosas a un tiempo. En en ello estoy. Me encuentro especialmente prolífica. Imaginativa. Creativa. Y a la vez con la sensación de tener una frase en la punta de la lengua a punto de caérseme y una id…

EL VENENO DE LA FRUSTRACIÓN

Imagen
¿Por qué hay tantos individuos hoy en día entregados con total devoción, en cuerpo y alma, a vivir una vida que no les corresponde, una vida que no es la suya? Sé que vivir de prestado no es un fenómeno ni mucho menos nuevo. Hubo tiempos en los que las imposiciones estaban a la orden del día y en los que prácticamente la totalidad de la población había de responder a directrices ajenas. Pero pienso en el presente, en los hilos invisibles que nos sujetan por el cuello. Miro a mi alrededor y lo observo en todas sus dimensiones: hilos que otros nos atan, hilos que nos dejamos atar por no rebelarnos, hilos que no vemos o hilos que nos anudamos nosotros mismos. Al final, mucha carga de infelicidad y la búsqueda de algún desahogo. Casi siempre, vivir otra vida como remedio casero a la propia insatisfacción, a la propia frustración. 
    Tal vez sea la frustración precisamente el sentimiento que peor encaja el ser humano. Quizá por eso si nos fijamos en la vida de los demás, si nos proyect…

PEQUEÑOS ESBOZOS (VII): Cualquier diciembre

Imagen
Cualquier diciembre de estos voy a sacarte de esa inhóspita zona de corrientes de aire, voy a apartarte de ese viento helado que solo tú percibes y a besarte sin que te lo esperes, traicionando no sé muy bien el qué, a qué engañarnos. Sin aviso que advierta la batalla. Sin que nada establezca que ha de ser de ese modo. Quizá sin ropa, quizá sin luz, pero de un golpe seco y repentino. Así que, estate alerta.  Mira siempre a tu espalda, busca mi voz, mi olor o mi presencia intuida, porque cualquier diciembre de estos te atacaré sin tregua y sin defensa.

     Cualquier diciembre de estos, cualquier mañana o cualquier noche y veremos a ver quién va a vencer a quién. O quizá ambos...




MIS CANCIONES (6) - JE T'AIME (Te amo)

Imagen
JE T'AIME,... (comme ça)
Te amo






PESADILLAS

Imagen
¿Alguna vez habéis soñado con eso de estar caminando por la calle y darte cuenta de que estás completamente desnudo? Sé que es un sueño muy repetido, y la verdad es que yo no lo he tenido exactamente asi. Sí recuerdo haber soñado hace años ir por la calle con un simple albornoz, provocándome la sensación de sentirme incómoda. Pero pensándolo bien, a la vista de esos sueños me doy cuenta de que mi preocupación nunca ha sido el sentirme expuesta en exceso -para muestra este blog-, sino el de resultar inadecuada, interpreto yo. Todo esto que os cuento viene a colación de que precisamente esta mañana de domingo, esta mañana que comenzó con un desquiciante viento Sur que ha traído lluvia a su espalda, la he comenzado pensando en los sueños recurrentes. Todos soñamos a diario, todos nos llevamos el día a día a los sueños y todos tenemos en ellos, bien atrincherados, nuestros temores y nuestras fuentes de preocupación. Lo recurrente es lo verdaderamente preocupante y lo que requiere una …

EN ESTE MUNDO DE CUERDOS

Imagen
Quiero que sepas algo y es que si alguna vez dejo de estar en mi sano juicio será por ti. Que quede claro. Aunque no sé porqué hablo en futuro, la verdad, porque es patente que la locura llegó ya a mi vida hace algún tiempo.
    En este mundo de cuerdos en el que todo quisqui sigue su camino perfectamente pavimentado y las señales de dirección. En este mundo de cuerdos en el que todos parecen tener muy claro el concepto del bien y del mal, de lo correcto y de lo incorrecto. En este mundo de cuerdos en el que todos opinan cómo deben estar dibujadas y coloreadas las cosas, y cúal es el sistema del perfecto orden. En este mundo de cuerdos en el que se establece lo que hay que sentir y cómo hay que sentir. En este mundo de cuerdos yo saco los pies del cesto y de un arrebato sonrío plena de locura. Y reniego de pavimentos y direcciones, reniego de las morales falsas como Judas, reniego de los órdenes preestablecidos y de enmarcar los sentimientos. Dejo de estar presa de esos conceptos que m…

EL AMOR NO ES POSESIÓN

Imagen
SERIE:  ♀ Fémina

      Martes, primera hora de la mañana. Siguiendo las indicaciones de la coordinadora de igualdad de mi Centro Educativo, empleo mi hora de tutoría en la primera de las cuatro sesiones que dedicaremos a tratar el tema de la violencia de género. La próxima semana se celebra el Día Internacional contra dicha aberración y es un pretexto fantástico para impartir un taller necesario, enriquecedor y hasta de obligada presencia para nuestros jóvenes. De todas las posibles perspectivas para ello, hay una que tira de mí irrefrenablemente, y es la de ofrecer comportamientos cotidianos que tenemos interiorizados como inofensivos y que son clara muestra de micromachismos y microfeminismos, desembocables ambos en un posible problema futuro de violencia de género. Controlar con quién sale nuestra pareja, con quién habla, con quién chatea,... Preguntar a qué hora llegó el día que salió con amigos y sin nosotros, mirar su teléfono movil, hacer apreciaciones de corte sexista sobre su …

PEQUEÑOS ESBOZOS (VI): Sobre ti escribo

Imagen
¿Te he dicho alguna vez que me encanta escribir sobre ti? Pues sí, y te lo digo: me encanta. Desde que te conozco he triplicado mis ansias de escribir. También la necesidad, sí, lo confieso. Una mezcla entre una mordida en la boca del estómago y un resquemor en la punta de la lengua. Conociéndote seguramente me preguntes por qué. Por qué necesito escribir más desde que te conozco, aunque la respuesta es muy clara: porque estoy llena de sensaciones, emociones, pensamientos y sentimientos que se me escapan por las costuras del cuerpo. Se me escapan, se pelean por salir y yo les dejo. A decir verdad, tampoco intento contenerlos, ni esconderlos, ¡qué va! Les dejo que rebosen, e incluso los ayudo a brotar, colocándolos de un empujón ordenadamente sobre el papel. Por lo tanto, ahí lo tienes. Desde que te conozco siento más, luego escribo más. Acuérdate que te lo dije hace tiempo ya,  que te hablé de las buenas influencias y de su fuerza, así que ahora no te lleves a engaño. Ah, y añado …

ENAMORARSE

Imagen
Decía Jorge Luís Borges que uno está enamorado cuando se da cuenta de que esa persona es única. Así lo siento yo, así lo sentimos todos, ¿no es así? Porque claro que es posible hacer un listado con todas aquellas cualidades que gustan, atraen y llenan de la otra persona, pero se trata más bien de identificar y reconocer los aspectos en los que la admiras. Yo no diría que se trata de las razones de ese enamoramiento, se quedarían cortas a mi modo de ver y según mi modo de sentir. Y he respondido más de una y de dos veces a las preguntas de qué ves en mí o porqué te has enamorado de mí. Y lo he hecho enumerando la larga lista de cualidades -y hasta algún defecto-, que me atrapaba del otro, porque de alguna manera hay que verbalizarlo. Sin embargo, he de decir que hay algo más, mucho más grande y que tiene que ver con lo que decía Borges. Y dado que yo me dedico a escribir a diario, que el tema es mi mascarón de proa -como se ve por aquí y mencioné en mi publicación anterior-, y que so…

PEQUEÑOS ESBOZOS (V) - Fragilidad

Imagen
Y es que no existe nada más frágil ni más vulnerable que los propios sentimientos. Niños inocentes y desvalidos expuestos a todo tipo de influjos dispuestos a atacar. Maleables y volubles, multiplicables o mermables, según el caso. Según su magnitud, según su intensidad. Según la vida, según viejas heridas, según el miedo,... Nada más fŕagil, no. Salvo, tal vez la memoria. La memoria se escapa entre los dedos, se evapora, se esconde. Por tanto, unos y otra sensibles igualmente, pero no de igual manera. Y es que no digo que los sentimientos lleguen a olvidarse. Mutan, buscan su verdadero lugar y se hacen justicia a sí mismos. Lo que ha de perdurar perdura. No, ellos no son frágiles por eso, no en cuanto al olvido. No son los sentimientos los que me preocupan, porque sé bien quién marca su indeleble huella en mí. Los que me inquietan son los actos, los acontecimientos y las experiencias de vida, los gestos fácilmente difuminados con el paso del tiempo. Y es que, aunque asumo que la…

PEQUEÑOS ESBOZOS (IV) - Mentalmente

Imagen
Hace un instante he cerrado mis ojos unos segundos para poder aislarme de lo que ocurría a mi alrededor. He sentido que todo me estorbaba. Cada voz, cada cara, cada sonido emitido con el único fin de distraer mi atención. De pronto he notado un escalofrío recorriéndome todo el cuerpo y un ardor potente en la boca del estómago. Ya podrían haber dicho mi nombre a gritos, que no habría atendido la llamada. Creo que ni siquiera lo habría oido. El caso es que justo en ese momento he necesitado estar conmigo misma aunque solo fuese por un pequeño instante y sentir. Ha sido algo que he hecho sin pensar, sin pretenderlo ni planearlo. Algo instintivo, físico y emocional al tiempo: cerrar mis ojos, respirar profundo y hacer viajar mi mente. Y ha viajado, en efecto. Se ha ido lejos. Lejos de donde estoy en este momento. Lejos de donde se encuentra mi cuerpo. Se ha ido justo al lugar en el que querría estar hoy. 
    Me pregunto si cuando sucede algo así, en ese lugar puede sentirse esa presen…

RELATOS ENCRIPTADOS: La lista

Imagen
-- Oiga, perdone, pero aún no me ha dicho lo que quiere. -- Disculpe, es cierto, --dijo ella sin prestar tampoco esta vez demasiada atención--. La verdad es que tengo todo aquí anotado, en este papel, ¿ve?

   Doblado en cuatro partes sacó del bolso lo que parecía un folio con anotaciones a lápiz. El papel estaba un tanto estropeado, escrito y tachado, y vuelto a escribir, doblado por las puntas y con marcas de pliegues antiguos. Incluso le faltaba algún milímetro sin importancia. Desdobló la hoja de papel, pasó rápidamente la vista por ella, casi sin detenerse. Aunque tampoco hacía mucha falta. Se lo sabía de memoria. Durante algo menos de cuarenta años, desde que aprendió a escribir había tenido con ella esa nota. Llevaba completándola desde entonces. Palabra a palabra. Idea a idea. Renovándolas, revisándolas a menudo. Cambiando unas por otras. Eliminando y añadiendo. Se suponía que la lista ahora estaba completa o al menos habría de estarlo, porque al fin había acudido al lugar indica…