Entradas

Mostrando entradas de julio, 2017

LAS HISTORIAS DE AMOR IMPOSIBLE NO EXISTEN

Imagen
A mí toda esa milonga de los amores imposibles e inolvidables, las historias truncadas, lo eternamente venerado e idolatrado por inalcanzable, me saca un poquito de mis casillas. Bueno, más que un poquito. De hecho saca a la psicópata que llevo dentro. He de decir que en este tema he dado un viraje de ciento ochenta grados, lo prometo. Yo era un poco madame Bovary y otro poco Anna Karenina, y suspiraba por esas historias de amor que, aunque no podían ser, me hacían soltar una exhalación solo con su imagen pasando por mi cabeza. Las tenía, además, en un pedestal, puesto que si siendo imposibles como eran, lograban mantener esa llama candente en el corazón, sería porque eran realmente grandiosas, ¿verdad? Pues no, no señores. Ya no lo creo así. Para empezar no creo que las palabras “amor” e “imposible” puedan combinarse en una misma impresión. Salvo de esa quema, si acaso, algunas excepciones realmente puntuales, como condiciones y circunstancias de vida extremas o incluso la muerte…

MIS CANCIONES (13): Thinking out loud

Imagen
Pensando en voz alta...

Cantándo(te) en voz alta...





Cuando tus piernas no funcionen como solían hacerlo antes,
y yo no pueda ya volverte loco.
¿Recordará todavía tu boca el sabor de mi amor?
¿Sonreirán todavía tus ojos desde tus mejillas? Querido, estaré amándote hasta que tengamos 70 años,
y cariño, mi corazón podrá todavía sentir como a los 23,
y estoy pensando en cómo
la gente se enamora de formas misteriosas,
quizás solo el roce de una mano,
bueno, en mi caso, yo me enamoro de ti cada día,
y solo quería decirte que lo estoy (enamorada). Así que cariño, ahora,
tómame en tus amorosos brazos,
bésame bajo la luz de un millar de estrellas,
coloca tu cabeza sobre mi corazón que late,
estoy pensando en voz alta,
quizás encontremos el amor
justo donde estamos. Cuando se me haya caído todo el pelo 
y mis recuerdos se hayan desvanecido,
y las multitudes no recuerden mi nombre,
cuando mis manos no toquen las cuerdas (de guitarra) igual,
sé que tú todavía me querrás igual. Porque cielo, tu alma nunca podría envejecer…

DOS MUJERES Y UNA VISIÓN COMÚN DE LA VIDA

Imagen
La vida se piensa, se siente, se mastica. Te mojas en ella o te quedas en la orilla. Y no hay más. Lo demás son fuegos de artificio y jugar a los Clics de Famobil. Y es que es curioso lo seria o superficialmente que pueden las personas llegar a tomarse determinadas cosas en función de la importancia que le den al análisis profundo de lo vivido. Me explico: hay quien analiza causas y efectos de lo que acontece y según lo observado actúa; y hay quien ni pagándole es capaz de ver que detrás de cada suceso hay un porqué, pero sobre todo una dirección. Lamentablemente este segundo caso abunda por falta de huevos ante la idea de pensarse a uno mismo. Una pena. Y es por ello que resulta realmente placentero ver cómo, mezclados entre seres a medio gas o un tanto incapaces, se vislumbra cómo entre la gente afín los caminos y procesos mentales no distan mucho en unos y otros. No importan las decisiones a tomar, ni la diversidad de finales que se creen para las experiencias de la vida. Lo qu…

RELATOS ENCRIPTADOS: Guillaume

Imagen
Un par de semanas en París y regresa encajado entre la satisfacción y el desasosiego. Procura visitar la ciudad dos o tres veces al año. Siempre ilusionado, siempre ansioso por devorar las calles. Le gusta. Le gusta mucho. Como cada vez, su estancia le ha hecho sentirse pleno. Tal vez saciado. Y como cada vez, al entrar de nuevo en su casa, ya de regreso, se pregunta por qué vuelve, si lo que a él le gustaría sería instalarse allí definitivamente. Dejarse tragar por la ciudad y tratar de impregnarse de esa esencia francesa, lenta e históricamente construida, y de la que, lamentablemente, apenas queda rastro entre sus piedras. Sabe que París se ha convertido en una ciudad diseñada para cualquiera mientras sea de fuera. Para el inmigrante, rico o pobre, y para el turista. Tópicos y plásticos. Pero aún así, algo consigue atraparlo allí adentro. Pone un pie en la calle al salir el sol y regresa a casa ya de noche. ¿A dónde va? A ningún sitio en especial y a todos en particular. No…

PEQUEÑOS ESBOZOS: Locura controlada

Imagen
Si no fuera por la capacidad que poseo para teatralizar, para emanar locura controlada, para reírme y hacer reír, para pintar de vida los días comunes, se me vería cansada. Muy cansada por dentro. Se me verían los ojos que le pongo a la condena de remar en solitario cuando sé bien qué nombre sentaría frente a mí en ese barco. Se me vería la enorme necesidad de rescate de esta náufraga en medio del océano de un sentimiento y una vida, en la que se le sigue pidiendo que se haga la muerta. Sin perder la sonrisa, eso sí. Y poniéndome muy guapa siempre para la foto. Que no se diga que una no es elegante.
     Si no fuera por filtros de colores y una raya en los ojos bien trazada, sabría todo el mundo cuánto es que necesito que vengas a buscarme. Que soy yo quien se hunde. Que se acaba mi oxígeno. Que me pesan los años, no la edad, esa no. Que me has dejado sola. Y que me rompo. Por mucho que sonría.
     Si no fuera porque a veces hago oídos sordos, aparco el sentimiento en un rincón…

¿EN QUÉ ESTARÉ PENSANDO?

Imagen
Me estoy lanzando al papel con bastante ansiedad últimamente. Y es que tengo un torrente de cosas por decir disimulando en la punta de mi lengua. Pura revolución despendolada. Cuando se  dan cuenta de que las observan se quedan en la puerta. Miran a un lado. Luego al otro. Silban. Vuelven a mirar de reojillo. Y remolonean. Las tengo a raya a las pobres. Porque son un poco cabras locas, como su dueña cuando a enunciar sentimientos se refiere. Así que sí, disimulan. Regulín regulero, pero ahí están. En apariencia tranquilas. Y yo me inflo como un globo mientras tanto, y muevo las piernas y los pies inquieta, como si ese gesto fuese a calmarme lo no dicho o a relajarme lo más mínimo. No funciona, no. Porque el torrente de todo lo que llevo dentro sigue ahí, contenido, sujeto por un dique no muy de fiar, aunque construido con paciencia y buena voluntad. Aunque temporal, eso he de decirlo. La presa tiene un tiempo de llenado y después de ello se espera que desborde. Cuando sea el mo…

MANÍAS QUE TIENE UNA

Imagen
MANÍA N° 1
Hace tiempo que decidí no pedirle a la gente que haga o diga. Lo hacía frecuentemente de manera inocente, pensando que tal vez no se darían cuenta de esto y de lo otro, y que mi petición facilitaría las cosas. Hasta que aprendí que hay determinadas cosas que no se piden. Me limito, lo que no es poco, a hacerles llegar lo que pienso y siento sobre un asunto, como lo resuelvo yo y lo que me gustaría que pasase. Es menos invasivo, eso está claro. Trato con ello de revalorar el respeto que les tengo, a ellos, a su vidas, a sus porqués. Pero hasta ahí. Si de mis labios sale que quiero que actúen de una manera determinada, desvirtuaría con ello sus decisiones. Por no hablar de que sentiría que estoy tratando de arrimar el ascua a mi sardina a fin de conseguir lo que quiero. Por tanto, lo mire por donde lo mire, no me sirve. El que tenga algo que decir o que hacer respecto a mí, que lo haga libremente. Como yo voy a hacerlo, desde luego. Eso por descontado. 

MANÍA N° 2
Tampoco me…

ESTROPEANDO SOCIEDADES

Imagen
Voy a empezar por un lugar común y más viejo que el mundo: algo le pasa a esta sociedad que estropea al individuo. Dicho así, repetido desde que lo escrito nos da testimonio de ello, asentimos todos para quejarnos del tiempo que nos toca vivir. Cabeceamos y reprobamos, mitad resignados, mitad críticos. ¡Qué sociedad esta! Como si se tratase de un ente abstracto, creado por una fuerza superior desconocida y misteriosa para todos. Pero realmente no es la sociedad la que estropea al individuo, sino a la inversa. Este, con su mirada de corta trayectoria a su inmenso epicentro desvirtúa el concepto de la sociedad y su materialización. A no ser que decidamos ser lo más parecido a un anacoreta, tendemos a necesitar a nuestro alrededor a una red de gente más o menos nutrida, con quienes establecer relaciones de diversos tipos. Hasta ahí, ya está, integrar una sociedad. Sin embargo, es justo en el matiz que cada uno le da a esas relaciones, donde se encuentra el foco del conflicto que ad…

ENTRE TÚ Y YO

Imagen
Entre la llamada que no hago y la llamada que no haces hay un amor enorme maltratado. Entre el “a que no te atreves” y el "que no, que no me atrevo” hay un vacío absurdo y dos o tres pecados. Confesables o no.  Entre mi pensamiento oculto y el tuyo tan callado hay muy poca distancia y tan solo un segundo desviado. Entre tú y yo. Una historia. Un proyecto de vida. Dos docenas de miedos. El sueño y lo soñado. Una novela escrita hoja a hoja. Un cambio de papeles. Luego otro. Después otro. Pero siempre los dos como protagonistas.
Entre tú y yo, esa idea de amor no imaginado. Ese tiempo no vuelto y ese descubrimiento de nosotros, ilusos, sorprendidos, confiados tal vez, queriendo ganar horas al pasado. Entre tú y yo, ese sí pero no, y ese aquí siempre. Ese baile tintado de pasión, que nunca fue ese baile, y ese te echo de menos cuando aún estás al lado. Entre tú y yo,... me vuelvo loca siquiera de pensarlo. Ríndete de una vez. Ríndeme. No funciona ese plan. Lo has comprobado.
Entre t…

CUANDO ME LEAS, PIENSA QUE TE ESTOY REGALANDO MI VIDA (Eso es Literatura)

Imagen
Dedicado a todo aquel lector que se asome a mis letras.




Literatura
     Cuando una escribe, cuando toma la decisión de no dejar los folios escondidos en el fondo de un cajón, está colocando a la vista del lector de turno una radiografía de sí en color y en tres dimensiones. Entender la escritura literaria pasa obligatoriamente por aceptar que, independientemente del porcentaje de realidad o ficción que cubra su argumento, es pura vida lo que la apuntala. No es ensayo, no es lección aunque la contenga.  No es una noticia objetiva, ni un estudio científico aunque se analicen situaciones y mentes. Es pura, auténtica e inmediata vivencia particular. Tajante, directa y tan real como una bofetada. Cada uno de los pálpitos y de los pensamientos que conforman las veinticuatro horas del día de un escritor se engancha entre las letras. Leer, pues, una de sus páginas puede darnos más información de cómo es, de cómo siente, de lo vivido y de lo que piensa, que la más atrevida y franca de las conve…

EN GUERRA CON EL MUNDO

Imagen
Hoy es uno de esos días en los que estoy enfadada con todos y con todo. En guerra con el mundo. Rujo, rabio, crujo. De grado a grado, sin dejarme un solo paralelo. Estoy en guerra con mi entorno inmediato, con el vecino que me cruzo por la calle, con mi cotidianidad, con el que no parece decir hoy más que simplezas o refugiarse en lugares que por comunes se han convertido en rancias estancias camufladas de modernidad. Con ese que no sale de su zona de confort intelectual, no le vaya a dar un poco más a la cabeza  de lo habitual y en un arranque de ingenio le eche humo, para satisfacción del cuerpo de bomberos. Estoy en guerra con el desconocido que no dice buenos días al entrar a una tienda, y no por ser corto de miras, sino de coco, soltura y habilidades sociales. O con el que casi me lleva por delante a atravesar una puerta. Así me saque la clavícula en el intento. Estoy en guerra con quien solo se escucha cuadriculada y melodiosamente, según su tímpano, claro, y ese placer…

YO NUNCA PIERDO EL TIEMPO

Imagen
Nunca he considerado que perdiese el tiempo con nada. Sí me lo habrán oído decir puntualmente, aunque reconozco que era solo un arrebato, la pose de un momento de rabia. Pero sinceramente jamás he sentido, por fortuna, que el haber vivido lo que fuera que tocase haya sido malgastar el tiempo. Quizás es porque no creo que el tiempo pueda perderse. El tiempo se vive. Mejor o peor, activa o pasivamente, pero se vive. Como todos he emprendido proyectos que he abandonado o que no han sido exitosos, que me han aburrido que no he sabido defender. Pero cada minuto empleado en ellos tuvieron para mí una razón de ser. Si hice eso y no otra cosa, es porque no estaba preparada para nada distinto a ello. Unos estudios superiores mal elegidos me enseñaron la diferencia entre lo que realmente me apasionaba y lo que me habría apagado internamente. Una relación sentimental en exceso trabajada o forzada me mostró lo que era ya tan solo cariño y lo que habría de reconocer en un futuro como amor pr…

ATRÉVETE A JUZGARLA

Imagen
Si eso es todo lo que ves, eso es todo lo que eres. 

     ¿Qué versión de mí quieres?, ¿cuál de ellas? Atrévete a sacarla, vamos. Búscala. Creo, repasando, que ya has visto todas. Todas las que ya he desarrollado, claro está. Naturalmente me restan aún aquellas que los años me provoquen. Has visto la dulce, la cariñosa, la amorosa. Has visto la sosegada y dialogante, la comprensiva y empática. Pero también has visto la irracionalmente emocional, la irascible y la enredada. Has visto la callada, la paralizada. La elocuente. La niña. La salvaje, instintiva y más pasional. La tierna y la (casi) cruel. La más beligerante y la casi casi implacable. Prácticamente las has visto a todas. Las demás aún no han nacido. ¿Qué versión de mí quieres, entonces? Habla. Dilo. Haz que salga. No hay valor. ¡Ni de coña!
      Poliédrica, ya, puede. Contradictoria. En apariencia. Solo en apariencia. Pero ¿quién no lo es? Sobre la base de nuestro carácter existe una serie de botones listos para ser pulsados…

ENTENDIMIENTO IDEAL

Imagen
Es curioso cómo sabiendo que el entendimiento humano es material de alto voltaje, objetivo de dificilísimo logro, yo sigo desgastándome y recargando mi batería cada día a ese respecto. Me llama mucho la atención la tendencia generalizada a abrirme, supuestamente, los ojos en ese tema. Y lo hace porque suele sorprenderme que el resto crea que no sé, al igual que ellos, que el ser humano tiende al desencuentro, a la confrontación, a la falta de escucha y a dar el brazo a torcer. Naturalmente que lo sé. Naturalmente que lo he experimentado y lo experimento. Que lo padezco, sufro, encajo y peleo. Como todos. Ni más ni menos que nadie. Y a veces muy de cerca. Profesión obliga.  Me doy perfecta cuenta de que es connatural al hombre intentar imponer su postura, creerse en posesión de la verdad, lanzarse en plancha a la crítica y desesperarse porque el mundo conduce por el carril incorrecto. Escucharse y ser escuchado. Inflar su ego. Saberse sabio. Así que suspiro hondo cuando al hablar c…

UNA MUJER ASÍ SIEMPRE TIENE RAZÓN

Imagen
Y a día de hoy, yo sé bien que estoy bastante más cansada, aunque no me falta la energía en otra dirección. Me han dejado sus marcas los disgustos y los perdones, esos malentendidos, las rabietas,… pero no me escuecen. Estoy también bastante más gastada de diálogos y pensamientos, pero no incompleta. Nacieron otros. Me rompí varias veces, pero pude reconstruirme en algo más hermoso. Y no cambiaría ese cansancio, ese desgaste. No volvería a antes de romperme, ni borraría los perdones que he escuchado. Todo tuvo su causa y su momento. Su porqué y su enseñanza. Y cada uno de ellos me trajo a donde estoy. Nos trajo a donde estamos. Y aún estamos aquí, no se te olvide. Será por algo. No olvidaría nada, no. Y eso lo juro. Porque sin todo ello, el hoy no existiría. Parte de ese camino que me ha hecho algo más vieja, pero también más sabia. Parte de ese camino que me ha reconciliado con eso que yo soy. Que me acercado más, pero mucho más, a quien tú eres. Eso ni lo imaginas. Sabría qu…

MI LUZ

Imagen
Vamos a ver si encuentro las palabras. A ver si lo logro. Dicen que para que haya luz, ha de haber oscuridad. Que ambos momentos se cruzan y se rozan con las yemas de los dedos, viéndose tan solo unos minutos. Que sin la una no distinguiríamos la otra. Y es cierto. Por su parte, la oscuridad goza de un bajísimo prestigio, injusto a veces porque no siempre es mala. Necesaria como es, en numerosas ocasiones esconde, que para eso es oscuridad, reflexión y aprendizaje. También introspección y algo de acto de contrición y de gesto de poner los pies en el suelo. La luz, en cambio, a todos gusta. A todos deslumbra y atrae como polillas. Pero no siempre es tan maravillosa. Pues ciega o quema si no es absorbida con precaución, o genera sombras demasiado densas si se lleva a cuestas como una cruz.        Es por esto que siempre consideré que en el equilibrio está la virtud. Y no me refiero únicamente a lograr un todo con los gramos justos de luces y sombras, no. Voy bastante más allá. Vo…

DESCONFIAR DE MÍ Y METER LA PATA SON TODO UNO

Imagen
La mayor parte de los errores que he cometido en mi vida han estado causados por falta de confianza en mí misma. Si hago recuento, suelo ver que mis reacciones o determinaciones ante el suceso que fuese tenían mucho de lo que el resto suponía que yo debía hacer y de las distintas voces que me indicaban una fórmula u otra, y muy poco o apenas nada de lo que mi voz interior me decía que hiciera. A eso se le llama exceso de complacencia a los demás, o peor aún: obsesión por que lo que haga guste a todo el mundo. Visto así, es hasta un bonito descargo, abierto y generoso al resto, pero bajando unos peldaños se encuentra otra faceta un tanto más oscura. Conlleva una mala gestión de las críticas, materializado en incomodidad, afectación y hasta un considerable daño. El resultado suele ser un salto impulsivo en mi defensa, innecesario en más de la mitad de las ocasiones. Bien porque no merece la pena el desgaste, o bien porque no he recibido realmente un ataque y no hay peligro alguno…

RECONOCE LO QUE ES TUYO

Imagen
¿Sabes cuándo reconocer que estás frente a un proceso vital rico, auténtico y destinado a tener éxito? Mírate al espejo y obsérvate. Analiza lo que piensas. Cuando dudas y sientes miedo. Cuando no estás seguro. Cuando temes no estar a la altura de ello y fastidiarla. Cuando crees que harás un mal papel, (te) fallarás o decepcionarás. Cuando piensas que vas a salir herido o a originar algún mal. En esa ocasión. Resulta muy fácil ir hacia algo en lo que te sientes que te vas a comer el mundo y que lo vas a dominar. Y si lo crees así, a no ser que seas muy cabra loca, seguramente sea cierto. Pero también que no goza de extrema relevancia. Jamás se experimentan esas sensaciones ante algo realmente importante y determinante de tu vida. Y la razón es francamente sencilla. Lo que no es muy significativo no temes perderlo. No hay razón para tener miedo ante lo que no te supondría un golpe realmente doloroso de no salir bien. Se intenta, se consigue o se fracasa, pero ya está. Se supera.…

NADIE EQUIVOCÓ MI HISTORIA

Imagen
El que escribió mi historia se confundió de día. Algo ocurrió con unas cuantas páginas, que ahora resulta que me pasa todo descompensado. O no llego, o me paso. O voy tarde o no hay nadie allí aún. Suena el despertador y me quedo dormida. Tengo algún día libre y estoy ya en pie cuando aún no ha amanecido. Preparo todo aquí y la fiesta está allí. Conduzco hasta el lugar y ya se han ido todos. Algo raro me ocurre. Un verdadero caos. O quizás antes,… tal vez fuera así antes.     … O eso pensé algún tiempo, pero esperad, que ya no pienso así. Porque,… ¿y si fuera que el resto es quien va a contrapié? ¿Y si se mueven todos sin sentido del ritmo? Por inercia, rutina, por quedar bien entre ellos. Sí, puede que sea eso. Eso va a ser. Yo no voy a la contra, ya me di cuenta. Así como que nadie me escribió qué habría de pasarme. Pero es lógico, porque… ¿a que no resulta imaginable que yo le permitiera a alguien tomar papel y lápiz y escribirla por mí?, ¿a que no? De ninguna manera. Antes…

MEMORIA

Imagen
¿La libertad o la memoria? Pensaba hace un momento cuál es realmente el bien más preciado del ser humano. Porque siempre se erigió la libertad como el más valioso. Don y derecho a un mismo tiempo. La ausencia de esta misma ha hecho enloquecer al hombre, destruirse, convertirse en cenizas. O a veces al contrario, endurecerlo hasta volverlo roca, martillo atizador de quien lo ha sometido al cautiverio. Reflexivo, circunspecto, y algo más sabio acaso en ocasiones. Y esto por lo que se refiere a la libertad física. Pero hay otra que reviste una gravedad y sustancialidad aún mayores, y es la libertad del alma. Libertad del pensamiento y del corazón. Ese poder vivir conforme a los deseos, a las necesidades. Ese conducirte consecuentemente a la luz de lo que te hace feliz y te identifica realmente. ¿Es posible vivir sin libertad? La historia nos ha enseñado que sí lo es. Desgraciadamente. Y que de la carencia de la segunda hay ejemplos a patadas. Por voluntad propia, en ocasiones, pa…

MIS CANCIONES (12): Creo en ti

Imagen

AMOR INFINITO POR LA ESCRITURA (parte II)

Imagen
Mi amor infinito por la escritura 💜♾✏ ...
 Se refleja en los libros 📖, en mis textos diarios.  Donde golpeo fuerte, de mente y corazón 💙. 
Donde hablo de mi vida,
 de lo esencial de ella,
las personas y nombres, sentimientos, conceptos que son parte de mí  (M, A, PF, G, I, S)
Y de esa libertad del alma que se traduce en evolución,  en transformaciónƸ̴Ӂ̴Ʒ .  Del crecer de mí misma y de mis letras.
De todo cuanto soy.





EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

Imagen
“En líneas generales, me gustan más los niños que los adultos”, dijo. “No le faltan motivos”, pensé. Nos desvirtuamos con el paso del tiempo. Perdemos todo cuanto nos aporta frescura como seres humanos. Todo cuanto nos daría el pasaporte hacia la felicidad absoluta. Todo cuanto de natural poseemos. La ilusión, la inocencia, la generosidad y el “al pan, pan, y al vino, vino”. Y lo sustituimos por... No lo sé. Verdaderamente no lo sé. Por cordura, lo llamamos. Por sentido común. Por un orden y concierto que nadie marca y todos seguimos. Poco a poco. Paso a paso. Hasta que el niño se convierte en otro ser más en blanco y negro. 
     Nace un bebé, el tesoro de la casa. Se procura para él todo lo mejor. Que no le falte nada, que esté a salvo, que se alimente bien y que duerma aún mejor. Si llora, corremos a calmarlo. Y si tiene sueño, lo dormimos en nuestros brazos. Pura dulzura. Pero desde ese instante en el que es absolutamente dependiente de nosotros, iniciamos un camino de elecci…