Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2017

LAS VAN A SEGUIR MATANDO, SI TÚ NO TE MUEVES

Imagen
Para ELLA.  Por su valor, su tesón y su enorme belleza interior.
SERIE:  ♀ Fémina
PRÓLOGO
     No podría meter letras a este asunto sin comenzar por el principio. Esto va de violencia machista. No de violencia de género, ni de violencia doméstica,… sino de violencia machista. Concreta y específicamente. Que no es decir lo mismo, ni sus términos precisan igual. Durante algún tiempo abordé este tema tratando siempre de mencionar que junto al espanto de la violencia machista hacia las mujeres, existían también casos de malos tratos de mujeres a hombres y que no era mi intención volverles la cara. Me esforzaba tremendamente en remarcar que mi repulsa era idéntica en ambos casos, independientemente del sexo, del número de víctimas o de las muy distintas cifras de seis hombres asesinados a manos de sus parejas o exparejas (mujeres u hombres), por cada sesenta mujeres. Siempre he pensado que una víctima ya es única de por sí, y que una ya es demasiado. Del mismo modo, señalaba, a quienes me lo …

SIN PERDÓN

Imagen
Ciertamente, amiga. Yo no soy Dios para perdonar a nadie el agravio causado, el daño infringido o la herida provocada. Ni estoy en la obligación de hacerlo, ni se me puede juzgar por negarme a ello. Tampoco si accedo a perdonar y pasar página para siempre. En cada caso, yo decido. Y seguiré haciéndolo según me pida el cuerpo y lo merezca el subsidiario. Sé a estas alturas ya de sobra que una vez que se perdona, la mente se libera. Y que es el perdón beneficio para uno mismo más que para el perdonado. Ese suele no disfrutarlo ya, se encuentra ausente hace tiempo; de hecho no suele ni enterarse siquiera. Es una acción llevada a cabo a toro pasado y a distancia. Y también a estas alturas he repetido ya docenas de veces que el camino correcto es entender para perdonar y perdonar para crecer y, como digo, liberarse. Pero me doy cuenta de algo últimamente y es que a mí se me ha quedado parte de ello en el camino, parte de esa capacidad y de ese altruismo. No sé dónde está, ni si vo…

¿QUIERES TERMINAR CON LA CULTURA DE LA VIOLACIÓN?

Imagen
SERIE:  ♀ Fémina

      ¿Me servirá de algo encontrar las causas? De tanto odio entre sexos, desigualdades, reproches cotidianos y normalizados,… Y aún peor, de los variados abusos íntimos o públicos, de faltas de respeto a lo esencial y eminentemente humano. No lo puedo evitar, me lo pregunto y mucho. Me pregunto los porqués como si con ello la solución viniese dada. Y tal vez, en parte. ¿Por qué se humilla?, ¿por qué algunos se creen con derecho a disponer de otros para su satisfacción?, ¿por qué se abusa sexualmente?, ¿por qué se viola?, ¿por qué se inquiere y juzga al agredido?, ¿por qué se enseña a ser víctimas, a defenderse, en lugar de al agresor a no agredir? Fundamentalmente porque se puede. Sí, lamentablemente se puede. Porque “las cosas siempre han sido así”. Porque la estructura social en la que vivimos así lo ha establecido, permitido y fomentado desde que… ¡desde que nació como tal! Porque mucho más allá de razas, etnias u otras razones antropológicas, existe desde siempr…

PUEDO ELEGIR SER YO

Imagen
Puedo elegir, al menos durante un tiempo. Puedo elegir ser yo.
Y yo puedo elegir... entre ser esa persona de ida y vuelta de todo,  -o de un puñado de cosas, al menos-,  un tanto escéptica en la base,  incrédula y desconfiada tras los varios naufragios,  y tendente a tener la guardia atenta,… 

O ser quien a pesar de saber todo eso,  de haberse sujetado a flote agarrada a un tablón y a duras penas,  de prever y anticipar los hechos,  de haber caído desde lo alto de un par de copas de árboles,  y de haberse dado ya por enterada de que (casi) todo es posible  -aun cuando inesperable- en casi todos,

 ...ser alguien que a pesar de ese choque, deja a un lado esas fotos en sepia y simplemente vive. En una mezcla de ternura y limpieza, recordando quien fue -es y siempre será, pero en lo íntimo-, y relegando a un lado parte de lo aprendido. 


Puedo elegir: ser la una o la otra. 
Por algún tiempo. Más tarde ya veremos. Más tarde se me decanta siempre mi retrato y se adapta al contexto. Al copro…

NADIE SABE

Imagen
Nadie sabe cuánta ilusión siento, ni mis ganas inmensas de cada nuevo día y lo que me alimenta cada pequeño gesto. Nadie imaginaría el modo en que lo vivo. Por mucho que lo escriba, y en eso yo me apaño. Por mucho que lo cuente o lo vocee al aire. Ni aún así. Hay días en concreto, ratos precisos, en que camino por la casa buscando un medio de expresión que se ajuste. De pared a pared, rebotando, acercándome al punto pero sin agarrarlo. Sin asirlo del todo, … que se me queda corto, muy corto. 
Nadie sabe cuánto ilusión siento, no. Y mucho más que eso. Es realidad tangible, medible y al mismo tiempo algo inconmensurable. Es verdad y es futuro. Y es hoy. Es sobre todo hoy. No se trata de un deseo aplazable a unos mejores tiempos, ni esperanza ferviente de que llegue el momento o que las cosas cambien, no. De eso ya tuve mucho y se evapora en la nada. Es minuto a minuto de cada día juntos. Es descubrirse en trozos y en retazos de vida, en un gesto que ayer aún no existía, en eso beso dad…

COMPRAVENTA SEXUAL O LA HIPOCRESÍA DEL SISTEMA

Imagen
SERIE:  ♀ Fémina
   Explicaba ayer en clase asuntos de semántica. Trataba con mis alumnos los significados de las palabras y de cómo guardan entre ellos diversos tipos de relaciones respecto a aquel, al concepto que expresan. Nos detuvimos, entre otras, en la antonimia, recordando que desde que íbamos al colegio nos enseñaban que dos palabras antónimas tenían significados contrarios, opuestos. Bueno y malo, alto y bajo, comer y ayunar,… Y maticé que existe un tipo de antonimia denominada recíproca, y que esta se da cuando para que exista una palabra ha de existir por fuerza su contraria, esto es, una idea no puede darse sin otra. Pagar y cobrar; dar y recibir; comprar y vender;… Comprar y vender… pensé en este par de términos más tarde. En su nacimiento como uso social, en los primeros trueques,... Y los relacioné con nuestra vida actual para acabar pensando en la ley de la oferta y la demanda, y recalar en un sector realmente amargo: la compraventa de servicios sexuales. ¿Se compra p…

MORDIDA POR LOS PERROS

Imagen
¿Sabes qué? Que los días se componen de un inmenso mosaico de miedos y de sueños de toda suerte de rugosidades, tamaños y colores inimaginables. Ambos por igual. Los sueños dan paso a los miedos. Y a su vez estos aparecen en los sueños. ¡Oh! Se encadenan entre ellos. Suelen mantener luchas cruentas y ácidas para obtener el poder de la mente, tratando de abrirse paso a codazos y turnándose en la victoria. Según. Pero eso es la vida y esta, con todo, es inmensamente hermosa. Así que no le temo al miedo. Me hace pequeña, por un rato, pero no le temo. ¿Contradicción tal vez? Podría parecerlo. Y sin embargo, aunque consiga sobrecogerme a ratos, el miedo me recuerda que estoy viva, que siento, y que me importa y mucho cuanto tengo frente a mí. Por eso temo, precisamente. Para mantener en ebullición mi sangre. Y no hay cuita en ello. Y así, podré despertarme en mitad del sueño mordida por los perros, notando la presión de una leve punzada de sus dientes. Justo la suficiente. Mientras …

CONVERSACIONES: Fiódor

Imagen
No te doy la razón Fiódor, ¡que no! Por mucho que hayas escrito y por mucho que normalmente me guste cuanto escribes. Pero esta vez no. Que el creer que el llegar a la madurez supone el vivir tan solo ya de la fuerza de la costumbre me suena a rancio. A deprimente. A rendición. Y a vivir por vivir, ¡qué demonios! (1) ¡Eso! ¡A eso se debe precisamente que me lances una idea tan poco vitalista! ¡A los demonios! A que te has sentado a escribir sin descanso y justamente cansado como estás de algunas visiones de la vida te ha salido una obra así titulada precisamente: Los demonios. Pero yo no puedo estar más en desacuerdo contigo esta vez, Fiódor. Que ya sé que desde que somos niños todo esto se trata de ir dotando de fuerza a la costumbre. Y de que el hábito es inevitable. Nos acostumbramos y nos habituamos sí, y tomamos patrones de conducta que nos hacen sentir bien con la inercia de lo conocido. Vicios de los que difícilmente nos despegamos, además. Por no revolver. Pero de ahí a …

SOY UNA CÁNDIDA SIN REMEDIO

Imagen
Soy una cándida sin remedio. Lo soy. Pero de un tipo muy concreto. En mi descargo diré que candidez sí, pero estupidez ninguna. Sin modestia lo digo, porque es así. No me falta, habitualmente visión de las cosas. Soy rápida para identificar por dónde van los tiros. Y suelo ver venir asuntos, personas o sucesos, aunque a veces mire a otro lado y lo deje pasar en un gesto de buena voluntad o de búsqueda de tranquilidad para mi mente, según el caso. Pero soy una cándida. No de las tontas, pero cándida al fin y al cabo. Seguramente no debería decir esto, porque manifestar ciertas cuestiones de uno mismo no siempre es beneficioso. Te deja al descubierto, identifica un blanco al que disparar, y… etcétera, etcétera, etcétera,…. Ya nos sabemos la retahíla, aunque yo me inclino más por la opción de que te priva de ese halo de no saber por dónde vas a salir ni cómo vas a reaccionar, y eso infunde respeto y hace que la gente se piense dos veces las cosas antes de liártela. A pesar  de el…