Entradas

Mostrando entradas de abril, 2018

UN POCO MÁS ALLÁ

Imagen
Siempre es posible ir a más, un poquito más allá, solo unos centímetros tal vez. Ahí. La vida es puro movimiento, imparable y constante. Saltaremos en marcha para apearnos de esa historia, o nos incorporaremos a ese viaje. Pero siempre girando. Y aun cuando parece que estamos estancados y pasivos, estáticos, que no hallamos camino, ni opciones, ni salida, que el motor no arranca incluso ahí estamos retomando posiciones para el siguiente movimiento. No creo que se llegue pues jamás a la meta, tampoco que se alcance el objetivo. Ni si lo hay. O tal vez es que yo prefiero poner mi energía en el trayecto para seguir en marcha, sabiendo que siempre se puede mejorar quienes somos, como también tropezar y caer al abismo mil veces más. Por tanto, procuro no olvidar que más allá de lo conocido existe pues un lugar que permanece incorruptible y preside regio el horizonte para sorprendernos y obligarnos a seguir trabajando, a no dormirnos en los laureles y a valorar el sueño. Un lugar que a …

NO LEAS, SI NO PIENSAS

Imagen
Te voy a decir algo, corazón, y amárratela al dedo, hazle un favor al mundo,...
    Si no vas a poner la mente a funcionar, no leas, no te esfuerces. No automatices tu ejercicio ni te asomes a tragar sin masticar. A tirar de anécdota, de frivolidades, a cotillear de lo que no comprendes. A leer por leer, a no entender las letras como el símbolo del interior humano de quien las moldea. No leas.   Si no vas a pensar, no leas, no. Tampoco si no vas a querer mejorar tu entendimiento, tu capacidad lingüística, tu vocabulario, tu pensamiento crítico, tus emociones, pero sobre todo tu comprensión del hombre y tu empatía. No leas.     Si no vas a respetar ni a darle su valor a quien cuida su mente, a quienes la cultivan, no leas. Tampoco si no aprecias la cultura, si no aportas a ella ni un granito de arena, y ni te molestes si no sabes beberla, ni tan siquiera un sorbo. No leas.      Si no vas a salir de tu microcosmos de comodidad barata, no leas. Tampoco si eres de los que ensalzas el…

¡BANG!, ¡ESTO ES JUSTICIA!

Imagen
Un joven cursa sus estudios obligatorios, completa a continuación estudios de Bachillerato, decide seguir formándose y se plantea matricularse en la universidad. Piensa, dirime, pregunta aquí y allá, elige finalmente una carrera universitaria: Derecho. Allí va formándose para llegar a ser jurista. Derecho Político, Derecho Romano, Derecho Penal I y II, Derecho Administrativo, Derecho Penal I, II, III y IV,… así hasta obtener su grado, anteriormente licenciatura. Se colegia y ejerce como abogado, por ejemplo. O decide preparar oposiciones y desarrollarse en la judicatura, ardua labor. Pasarán los años y tendremos frente a nosotros a un hombre o a una mujer bien instruido, formado en leyes, con un nivel intelectual más que alto. Tendremos a un hombre o a una mujer profesional de su campo. ¿Estamos de acuerdo? Creo que estos aspectos no ofrecen ningún género de duda. Ahora bien, hombres y mujeres estudiados y bien formados, sí. Profesionales también, pero nada ni nadie asegura si bu…

MALDIGO

Al igual que le canto a los buenos sentimientos, como humana que soy, tengo espacio y día para formular lo que se halla en el platillo opuesto. No haría justicia si no tuviera el arrojo de igualmente formular las correspondientes denuncias y maldiciones a quien proceda y a lo que corresponda. Merecido lo tienen. Por ejemplo aquí... Por fortuna, hace tiempo que dejé de frenarme a la hora de decir la verdad sobre esas gentes con las que por desgracia una se cruza para despertar el más espeso de mis desprecios. En efecto,  así lo manifiesto: me generáis un profundo asco, una repugnancia tal, que más allá de esperar que sea el tiempo el que hable, os dedico el peor de mis deseos. Me refiero a individuos que carecen de catadura moral alguna y tienen el rostro de, con el correspondiente golpe de pecho, proclamar a los cuatro vientos su creída -o impostada, ya no lo sé- decencia y con total desvergüenza acusar al resto precisamente de eso de lo que ellos pecan. En tales casos, solo me c…

LA CULPA

Imagen
¿Sabéis por qué nos sentimos mal cuando algo se termina?  Porque nos han inyectado en la sangre complejos de culpa.  De culpa de haber fallado,  de culpa de no haber sido suficiente.  De culpa de dejar ir o de dejar que se vayan. De no saber querer y de querer saber qué hay al otro lado. De culpa de no haberlo sabido hacer mejor,  o de que mejor no volveremos a hacerlo nunca. De culpa de que no quede más en la nevera,  de no haber hecho compra,  o de haberlo dejado que se queme en el horno.
De no verlo venir, de no venir a verlo. De culpa de gastarnos (la paciencia),  de culpa de llenarnos (de manías). De culpa de que ya más no se haga,  o de meternos los dedos en la llaga. De quedarnos con hambre, de cambiar de opinión o de vivir con sed. De culpa de no hallar algo mejor. O peor. O distinto.  De no tener recambio.  De quedarnos sin nada cuando ya nada había, que si no, no se acaba. De culpa al fin y al cabo.
Pero la culpa es un invento de Occidente para poder apretarnos por el cuell…

YO LO QUE QUIERO ES ESCRIBIR

Imagen
No recuerdo el momento exacto en el que me engulló, pero sí la sensación de que una fuerza mayor que la que yo, muy niña, pudiera tener entonces, llevaba la batuta y se hacía conmigo. Pensé en aquel momento en que algo similar a eso debía de sentirse, si eres tragado por un remolino tras hundirse un barco. Y eso que nunca había vivido un naufragio y ni tan siquiera había visto uno en vivo y en directo. Así que no sé que pudo ocurrir de particular, aunque sospecho que se trató más bien de un proceso pausado y paulatino, siempre constante, que fue tirando de mí a ratitos hasta por fin secuestrarme del todo. 
    Desde entonces habito en lugar en el que todo huele a libros. Me emociona su olor, me recreo en su tacto recorriendo las primeras páginas, en hojearlos de refilón para ver lo que esconden y esperando que siempre contengan una palabra oculta semipreciosa que se me enganche de manera especial. Desde entonces no concibo no tener al menos un momento al día para leer unas líneas…

DIOS ME LIBRE DE LOS ANALFABETOS ACOMPLEJADOS, QUE DE LOS RENCORCILLOS YA ME LIBRO YO

Imagen
Pocos son los rasgos humanos contra los que yo arremeto sin piedad alguna, entendiéndose estos como defectos naturales que no machacan a nadie ni suponen el abuso del resto. Suelo instalarme en el principio del “vive y deja vivir”, y de igual manera suelo plantearme el hecho de que detrás de cada circunstancia hay una causa. ¿Infalible yo? No, reflexiva y humanamente errada cuando toca. Ahora bien, aclarado esto, dejo constancia de un defecto, mutado a deformación inherente a quien lo porta, que me provoca un nivel de repugnancia tal que me lleva a mi más absoluto desprecio y a la arcada: El acomplejado analfabeto que se jacta de serlo. Solo de escribirlo se me abren las carnes. Ruego, por tanto, desde aquí y a quien corresponda, que tenga compasión y no me ponga  a demasiados en el camino, porque no respondo. Ni entiendo. Ni me apiado. Que no sean muchos, por favor,… Quimera mía esta, pero como decía mi abuela: “de ilusiones vive el hombre, y de pan si se lo dan”. 
    Con la a…

SI ALGÚN DÍA SOY MADRE

Madre,… … cuando sea madre, … si algún día soy madre, … si aún estoy a tiempo de ser madre, solo pido que no me falle nunca la memoria, la cordura, el amor, y no me olvide nunca de lo que significa.
Que cuando esté mi vientre no mire que mi cuerpo se retuerce y me avisa. Si he de guardar reposo, o se me hinchan las piernas. Si me agotan las nauseas o me duermo colgada en las esquinas. Que cuando ya se acerque ese momento de traerlo a este mundo deje el miedo guardado en un armario. Y mis quejas, mis mañas, y las contemplaciones. Que ya no es mi lugar, que ahora es el suyo.
Que cuando el niño corra y caiga y llore, yo enmudezca para que nunca viva temeroso o cobarde. Que salga y trepe, y trote, y busque aquí y allá, aunque al verlo yo tiemble. Que lo deje crecer.
Que jamás me coloque a mí misma primera, ni piense en lo que quiero, en lo que desearía o en mi comodidad. Nunca a mi conveniencia. Que antes de sucumbir me envuelva la locura y me lleven las olas.
Que preserve su mente, que …

PEQUEÑOS ESBOZOS: Mejor

Imagen
Acabo de sentirme afortunada, muy afortunada, después de que un pensamiento haya brotado en mi cabeza: de los cambios que -llevados a cabo por mi propia acción- he atravesado a lo largo de mi vida puedo decir que todos han sido para mejor. Todos. Con la totalidad de ellos he salido ganando, avanzando, evolucionando. Claro está que eso lo digo ahora, a toro pasado. Y que cuando me encontraba en el epicentro del seísmo sentía que mi mundo se desmoronaba a mis pies. Y en efecto así era, como nos pasa a todos cuando todo lo conocido se esfuma o has de dejar atrás, sin echar una última mirada para no convertirte en sal, eso a lo que te encuentras encadenado. En verdad se despedaza el mundo sobre el que vives, aquello que conoces y reconoces como tuyo; pero nadie dijo, aunque aún no lo creas, que hubiera de ser el mundo ideal. Ni sano, ni feliz. Ni tan siquiera el correcto. Lo que ocurre es que todavía no lo sabes. En ese momento tan solo percibes los temblores, tu aturdimiento y el he…

LO QUE BUSCO

Imagen
Tengo la tormentosa y bellísima costumbre de detener el tiempo en el momento en el que me choco con un fragmento literario que me impacta, salirme de mi lectura y aplicarme el cuento. Lo hago. Sin piedad. Leo y releo esas líneas con toda parsimonia, en silencio y con total concentración, y las llevo a mi vida para hacerme un balance o averiguar cuánto de cierto hay en eso que el autor cuenta entre mis propios días. Suelo quedar conforme con el resultado de mis elucubraciones, pero también es verdad que suelen partir las letras de creadores que admiro, que me gustan en su arte, pero en especial en su visión de lo que es la vida.     Ernesto Sábato, Sobre héroes y tumbas:  “No hay casualidades sino destinos. No se encuentra sino lo que se busca, y se busca lo que en cierto modo está escondido en lo más profundo y oscuro de nuestro corazón... Razón por la cual parece como que uno termina por encontrarse al final con las personas que debe encontrar."     ¿Qué hago yo con esto…

IRIS

Imagen
Dentro de tu iris se esconde todo un mundo, casi inabarcable, formado por media docena de vidas, por algún crujido y por una súbita chispa con que muerdes el tiempo. Con que le hincas los dientes y, con pausa, le das la vuelta al suelo.      Y es que hay mucho que ver allá adentro, en tu iris. Kilómetros de luz para absorber de ti y para descubrirte. Para escucharte horas y para acariciar una ternura inmensa, generosa. Te confieso que suelo perderme observándolo en las tardes de sol. En esas en que coges mi mano y me cuentas tus cosas, y tu iris se hace eterno. O cuando tu pupila, al escuchar las mías, se dilata o contrae liberando con ello un color jaspeado. Color que he de decirte, así como te pongas o aunque me lo niegues, que se torna en verdoso en lo más claro. Cada día un poquito, sí, un tanto más verdoso. Y también más brillante. Y aún más transparente. Tanto, que cruzo a su través. No me cuesta trabajo adentrarme en tu iris, ¿sabes?, no me es ningún esfuerzo. Es casi mági…

NI LO CARO LO ES POR BUENO, NI LOS BUENOS SON LOS QUE LLEGAN

Imagen
No señores, no se engañen, que el ochenta por ciento de las cosas que nos cuentan son mentira. … De las cosas que nos cuentan o de las que creemos y queremos ver. Mentira de cabo a rabo. Puesta en escena, recreación y teatro. Que arriba no llegan los mejores, ni los más listos, ni los más capaces. Que ese arriba que nos venden tampoco es el lugar más alto al que puede llegar el ser humano. Que ni tan siquiera existe un lugar al que tratar de ascender, ni elevarse, de hecho, es un movimiento de intrínseco prestigio para nadie. Que el esfuerzo, el estudio y el trabajo duros no traen el éxito asegurado de la mano. Que lo bueno no cuesta más caro por ser bueno, ni lo caro cuesta tanto por ser de mayor calidad. Que el camino difícil no es ni el obligado ni el correcto para proceder bien, ni los asuntos importantes conllevan  recorrer un sendero pedregoso. No señores, no. Todo eso es mentira. Es la mayor mentira de cuantas nos rodean en este circo nuestro de vida.

EL VALOR DE LAS COSAS      …

UNA LEY DE MEMORIA HISTÓRICO-SENTIMENTAL

Imagen
Hace mucho tiempo algún anónimo debió de contar a sus allegados haber oído que por ciertas tierras se rumoreaba que en algún remoto escondite estaba escrito que los seres humanos al separarse han de iniciar una batalla campal a fuego y a sangre. Que cuando dos personas dejan de compartir espacio y tiempo, y toman destinos diferentes han de profesarse un odio y una sed de venganza tan arraigadas a los huesos como para justificar los actos más detestables. Efectivamente algún documento de enjundia debe de recoger ese principio, con seguridad, porque de otro modo no me explico cómo es posible que tal mediocridad humana se practique con tanta alegría. Y sin despeinarse. Desconozco si se enseña en las escuelas, en las calles o en el entorno de algunas familias a la hora de la cena. Desconozco si es un rasgo propio de un genoma o fruto de la imitación. Lo que sí sé es que me provoca un profundo asco  cruzarme con quien sin temblarle el pulso es capaz de volverles la cara a aquellos con…