QUIÉNES SOMOS



A veces se nos olvida quiénes somos. El apego a nuestros miedos hace que a menudo mutemos, con extrema e inconsciente facilidad, de tronco a extremidad, de raíz a hoja. Si tal árbol posee una raíz bien nutrida, no se presentará problema alguno. Pero si se trata de un árbol de hoja caduca y su raíz la tira al suelo al llegar las lluvias, entonces, y sólo entonces, nos sentiremos perdidos y habremos olvidado por un instante quiénes somos.


Ubicarnos de nuevo es doloroso. Y tener fe en volver a ser raíz, rama, hoja y savia, todo en uno, es difícil tarea. Tal vez se trate de evitar convertirse de nuevo en follaje de ningún otro árbol y de no olvidar jamás que somos un árbol en sí mismo, completo y robusto. ¿Acaso parte de un bosque?, ¿tal vez solitaria figura? Eso se irá viendo con el devenir de los días. Pero siempre árbol y no caídas hojas secas y rugosas, barridas de un golpe al pasar el otoño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

¿QUIERES TERMINAR CON LA CULTURA DE LA VIOLACIÓN?

DOCENTES NO DECENTES