PARA NOSOTRAS, PARA VOSOTROS



     (Texto rescatado del 26 de noviembre de 2009)

       El 25 de noviembre se celebró el Día Internacional contra la Violencia de Género. Tal fecha no ha surgido al azar, sino que recuerda aquella de 1960 en la que las hermanas Mirabal, Minerva, Patria y Mª Teresa, fueron brutalmente asesinadas por orden del tirano y pederasta, entre otras muchas cosas, Rafael Leónidas Trujillo, dictador de la República Dominicana. Día en el que las conocidas como ‘las Mariposas’ se erigieron, a su pesar,  en símbolo contra el maltrato.
     Así, por ese motivo estuvimos rodeados de actos conmemorativos que si bien fueron primer foco de atención, quizás hoy hayan dejado de ser noticia de primera plana. La televisión reservó su tiempo a recordar a todas aquéllas, y algún que otro aquél, que sufren el descarnado miedo a manos del que fue su amor; la radio dedicó parte de sus programas a consideradas y reflexivas tertulias que tomaban el pulso a uno de los males de nuestro tiempo y de otros; los colegios e institutos de secundaria ofrecieron charlas y esperanzadas actividades educativas que tal vez hayan sembrado su semillita en las mentes de algunos de nuestros chicos; las correspondientes organizaciones no gubernamentales regalaron impresos, chapas, pines, velas, flores… con el lema: “De todos los hombres que hay en mi vida, ninguno será más que yo”.
    Y con ese lema comenzaba Maruja Torres en el diario El País una de las más deliciosas y sensibles columnas de opinión que ha llegado a mis ojos últimamente, con perdón de la de algún otro escritor víctima de mis predilecciones. Y no sólo eso.  Quizá fue ésta una de las más acertadas miradas a lo que en justicia debería ser unión y no brusca brecha entre hombres y mujeres, al recordar que son sólo unos pocos los merecedores de nuestro más absoluto desprecio y unos muchos quienes a lo largo de nuestras vidas nos acompañan, nos ayudan, nos enseñan, nos hacen reír, nos quieren, nos aman,  nos esperanzan, nos hablan, nos escuchan,…
    Esto me hizo pensar una vez más en lo que para nosotras, las mujeres, es el verdadero sueño, el propósito de nuestra lucha. El día en el que sin que perdamos las identidades ni características propias de unas y otros, levantemos bandera blanca a la sempiterna guerra de sexos. Aquél en el que los cafés de la tarde entre amigas no se centren únicamente en desahogarse en reproches contra ligues, novios y maridos, con aquello de que no nos llaman cuando dicen que van a hacerlo, de que no se quedan a pasar la noche, de que no nos acompañan nunca en nuestras actividades, de que no se parecen nada a nuestra idea de ese ‘príncipe azul’ que nos habían vendido… Ese en el que entre colegas no se repita una y otra vez eso de que no hay quien nos entienda, de que nunca estamos contentas con ellos, de que no entendemos su manera y tempo a la hora de comprometerse,… El momento en el que no demos por hecho desde la cuna que el otro sexo es el bando contrario contra el que competir hasta la tumba; por más que sea buscado, deseado y adorado.
     Tal vez eso no ocurra nunca. Posiblemente si no se ha logrado hasta ahora sea porque no está en nuestra naturaleza. Acaso la clave se encuentre en eliminar sólo alguno de esos poco afortunados contrastes hombre-mujer y aprender a aceptar la mayor parte de ellos como rasgos diferenciadores y caracterizadores de unas y otros. Sin más.
      Pero a pesar de todo, eso es lo que yo anhelo. Porque ese día nos habremos entendido un poco mejor y habremos aprendido a ponernos en el lugar del otro, y a aceptarnos. Por tanto a amarnos. Ese día nos habremos acercado un poco más a eliminar la sombra oscura de la Violencia entre hombres y mujeres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

¿QUIERES TERMINAR CON LA CULTURA DE LA VIOLACIÓN?

DOCENTES NO DECENTES