VUELVE LA VIDA

Reavivo mis sentidos dormidos y mi ambición de descubrirme en otros.
Desperezo mis ojos.
Alcanzo con los dedos límites olvidados.
Y crezco.
Y llego más allá, al fin me reconozco.
Vuelvo a mi esencia. ¡Y siento!
Vuelve la vida.

Los incipientes rayos de sol tornasolado que calientan mi cuerpo.
El brillo del rocío de los ojos que observan limpiamente.
Las sonrisas capaces de derrretir el hielo y alimentar con su agua algún rincón marchito.
Me vuelvo a ellos.
Y los recibo con las manos abiertas.
Vuelve la vida.

Mi sonreír sentido.
Mi voz queda.
Mis miradas curiosas.
Mis ganas de enseñarme.
Ya no hay ninguna duda.
Vuelvo a la vida.

Y en este despertar hay una dosis de ganas tan potente,
que daría por buenas las hieles del pasado. 





Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)