NOCTURNO IV



Las noches de promesas incumplidas tienen aroma a rancio, sabor áspero y color cetrino. Impregnan los rincones que los jóvenes cuerpos edificaron a golpe de ciega confianza.  Las noches como esta derrumban los pilares de arcilla humedecida con las gotas del esforzado empeño; y flanquean las ruinas de aquel tiempo que fue y ya nunca será.Porque cuando el paisaje torna en desértico espejo de una vida desecha, las noches como esta son escenas de huesos y girones de piel que aún supuran sangrantes.
Sin treguas, sin tratados de paz, una simple noche de agosto podrá traer la eterna declaración de guerra en la que se evapore el tiempo de los inocentes.Y ni siquiera la cuasi luna llena que hoy nos acompaña será capaz de iluminar un mundo perdido para siempre.
(Quizá poniendo cemento en los huecos que otros vaciaron conseguiré olvidarme de que ya no se habitan; pero sé, no obstante, que es tanta la humedad que en ellos reside que tal vez no consiga que fragüe).

AUDIO RELATO - Música: Love song for Nata, Cinema Paradiso (Ennio Morricone)


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)