A MIS 45

By María García Baranda - octubre 22, 2020



A mis 45:
podría parecer secundario lo esencial, minúscula la enormidad, banal el asunto de enjundia.
Acaso por desgaste, por edad, por cansancio... de rostros repetidos e insistentes conductas.
Y sin embargo, a mis 45 
deseo simplemente aquello, que en apariencia ingenuo, 
se torna en contrafuerte y en sostén.
En leitmotiv armónico y nuclear motor del ser y del estar. 

A mis 45:
Hablar con la verdad. Simple, llana, directa, ausente de artificios. 
Y de paso, sin miedo ni prejuicios, 
sin ridículos golpes de pecho que buscan trascender en el eco de palabras ya por muchos gastadas.

No lamentar jamás lo que pudo haber sido y no fue, lo que acaso creí que sería,
lo que quise tocar sin dedos y sin tacto, 
lo que mentes febriles imaginaron para mí y mi rabia derribó con sus manos y tranquila conciencia. 

Reconocer que sé tan pocas cosas de lo mucho que he visto, que he leído, que escucho y que reprocho. Y que ya estuvo bien. Que podrá estar mejor. O que no es suficiente.

Amar sabiendo Amar, aquí y ahora, hoy. Sin prólogos ni epílogos, sin ropas de otros tiempos. Sin preguntas, sin celos y sin premoniciones.

Aprovechar el tiempo. Y disfrutar perdiéndolo.
Apreciar las mañanas y las noches, el sueño y el desvelo. 
Decir gracias, te quiero. Mirar siempre a los ojos de quien busca los míos.
Ser feliz. Estar sana. VIVIR. 
A mis 45.


  • Compartir:

Tal vez te guste...

0 comentarios