TARDES DE INVIERNO


      Volvía cada tarde del colegio contando a mis padres las andanzas del día. Pelos y señales de cada conversación, de cada juego, de cada anécdota... Olía a frío. A madera, a hojas secas, a lluvia, a castañas asadas, a katiuskas, a ruido de niños. Olía a tardes de invierno plácidas y sencillas. El “baby” aún puesto, bajo el abrigo y recogido como si de un delantal se tratase, porque en su interior guardaba celosamente manzanas pequeñas y arrugadas, caídas de los árboles del patio. "¡Mi madre podría hacer una tarta con ellas!".
       Al llegar a casa, tocaba merendar: bocadillo de salchichón, o de chorizo, o de bonito en aceite,... Sabrosos, pero ¡eternos! Después deberes: el deber siempre antes que la diversión; pero es que en este caso no había línea divisoria entre ambos. Y lo mejor habría de llegar después: charlas, canciones, teatrillo improvisado y espontáneo, cariños, juegos con mi hermano del alma -mi compañero-, y con mis padres. Siempre atentos. Siempre dispuestos e infatigables conversadores. Y así cada noche hasta la hora de la cena. Pijama, lectura y a dormir. El reloj mandaba, porque mañana sería "día de escuela". Y el pensamiento de si esa noche, al levantarme a por agua, me dejarían al fin quedarme un ratito más para así poder ver un poquito de esa película de Hitchcock o La Zazuela por televisión. Creo que lo daban los domingos, pero no estoy segura. 

      2011 - María García Baranda

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)