ECUACIÓN DE VIDA


Para todos aquellos que se bajan en marcha del tren de la vida; para quienes prefieren prender en la mano el eterno billete a ninguna parte; para los que se arrinconan en voluntaria ceguera de espaldas a la espinosa enredadera que es el mundo:

Que tres días, tres, son los que comprenden la existencia: el que nos alumbra, el que nos hace amar y el que nos borra en un soplo polvoriento.

Que de todos ellos el más largo es el segundo.

Que este puede vivirse de tres formas: caminando de puntillas sobre los dedos meñiques de los pies; manteniéndonos inertes sin movernos de la fija loseta; o sangrándonos por los giros infinitos de dos cuerpos bailando a un mismo ritmo.

Que en la clave de esa elección se encuentra: la aceptación de quiénes somos; perdonarnos por la culpa cometida; y ser fieles a nosotros mismos como la primera de nuestras obligaciones.


Mi elección ya se tomó hace tiempo. Nació del miedo, la valentía, los remordimientos, el instinto, la inseguridad, la claridad mental y el sonido de un latido que golpea sin perder ni un ápice de fuerza. Y es que… ¡mi vida es mía!



Y vosotros…,¿qué escogéis?



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)