NOCTURNO VI



Esta noche la calma trajo consigo las tormentas y no a la inversa. Y fueron dos. Me pregunté, no obstante, cuál era más intensa: la que me obligó a refugiarme apresuradamente, o aquella que me provoca un aguacero de emociones en las entrañas. No sé por qué pregunto, si ya sé la respuesta.

A veces, veladas como esta me procuran un mutismo absoluto. Aguantando la respiración hasta volver el alma azulada, escuchando el rítmico goteo, trato de no perderme así ni uno de mis pensamientos.

Hoy opto por gritar sin restricciones, por encima del crujido de los afilados truenos: que aquello que sucede siempre es por algo; que nuestra obligación es descifrar ese algo; que el destino es ineludible, pues las yemas de sus dedos de fuego nos marcan con imborrables estigmas; que el instinto primario es el único auténtico y quien mejor nos señala el sendero; que, como decía Borges, las almas no se encuentran por casualidad; y que nuestra vida solo nos pertenece a cada uno de nosotros.

He abierto el armario y sobre mi cuerpo desnudo me he puesto el atuendo de no arrepentimiento. El espejo me ha proyectado una favorecedora imagen: no había miedo en ella; mi boca pronunciaba: “caiga quien caiga”; y del límite de mi escote rebosaba un pedazo de amor irrefrenable.

(Quisiera contagiar y desde aquí elimino vacunas inservibles)

AUDIO RELATO - Música: Nothing else matters, Metallica
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)