RELATOS ENCRIPTADOS (III)

(III)
18 de febrero de 2014



Tenía los ojos gastados de mirar. A un lado, al otro, hacia delante, pero nunca al pasado. “Ayer se evaporó y mañana aún no ha llegado”. No dejaba de retumbar esa frase sus oídos, como si una irracional y compulsiva superstición mantuviera su rumbo pendiente del único hilo que sostiene el equilibrio.
El ritmo provocado por el ruido de sus reconocibles tacones la acompañaba en su camino a casa. Chocaba aquel contra los reformados edificios del Santander más antiguo, contra aquellas casas de sabor angosto y olor sombrío que fueron las únicas supervivientes a las llamas. Con el rabillo del ojo creyó intuir a las gentes que ajenas a su mundo charlaban con la despreocupación del final de un día de escuela. ¿A dónde vas con tanta prisa?-le dijeron; y es que con toda seguridad seguían aquellos el compás de unos pensamientos también veloces. Cinco minutos tan solo para recomponerse. Cinco minutos tan solo para buscar a tientas en su bolso de mano la llave que abriría la puerta de su casa.
Tras las ocho vueltas de rigor, el primer gesto sería correr hacia el espejo para observar su cara. Reconocerse y adivinar al tiempo la imagen proyectada. Y así lo hizo. No hubo sorpresas, sino la ratificación certera de lo suponía. Era ella misma, la de siempre, y al tiempo renovada por el tiempo de ausencias, que son al fin y al cabo los mejores nutrientes del instinto.
Y pasaron poco menos de tres horas cuando se vio abordada por un fuerte deseo de escribir que ponía fin a varias semanas de sequía. El deseo se atenúa a veces, pero nunca extingue por completo su llama mientras quede una ínfima partícula de oxígeno que lo mantenga, cuanto menos, latente. Y aún digo más: cuando ese oxígeno procede de las respiraciones agitadas de un ser que devora sus días como si fueran los últimos, dicho deseo se mantendrá despierto mientras quede un soplo de vida.








Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)