ESE DESEO OCULTO

Se escapa entre mis dedos ese deseo oculto.
Cae al suelo lentísimo. Va formando un tapiz de minúsculas gotas, tornasoladas por efecto de la luz cegadora con la que las observo. En un tímido instante, se elevan convertidas ya en vapor de agua. Las transformó el calor del último soplo que exhalé sobre ellas, pronunciando entre dientes mi secreto conjuro.
Y yo que soy amante de las letras, quisiera hoy saber de alquimia. Hallar la justa fórmula que las solidificase en estado de perfecto aroma y tacto dulce. Indisoluble al cuerpo en el que habito.

Se escapa entre mis dedos ese deseo oculto.
Mas no lo pierdo, no se trata de eso. Solo cambia de aspecto y me empuja a variar mis estrategias, mi sendero de entrada, mi puerta de salida. Todos los caminos llevan a Roma, dicen, y el de la vida no es excepción de ello. Más bien se trata del mascarón e insignia a tal principio. Renovarse o morir. Rehacerse y seguir.

Se escapa entre mis dedos ese deseo oculto.
Es precisa una dosis muy grande de indestructible fe que lo mantenga indemne a golpes y a inclemencias. Su original boceto se desfigura a veces en mi mente hasta hacerme dudar del perfil de sus rasgos. Quizá esté ahí la clave. En huir de patrones prefijados, de los estereotipos; en decirme que no importa la forma que este tenga, mientras tal deseo permanezca apegado a mi instinto.



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

¿QUIERES TERMINAR CON LA CULTURA DE LA VIOLACIÓN?

DOCENTES NO DECENTES