PECES DE CIUDAD



Martes, 13 y sombrío. Una conversación en casa, una canción en el coche y tres vueltas de tuerca. Así nace el texto de hoy. Tocamos temas mundanos y personales, y entre los primeros sale a relucir la precariedad de muchos contratos laborales. Actual y cotidiano. Mi madre comenta: “Atención al tema: ahí se ofrece un trabajo de comercial. El interesado ha de disponer de su propio coche; habrá de hacerse con una cartera de clientes; no tendrá sueldo fijo, pero cobrará comisión por cada cliente conseguido; deberá además pagarse su correspondiente cuota de trabajador autónomo. Pero, ¡ah! eso sí, si pasados diez meses ese cliente decide no contar con los servicios de la empresa, el trabajador habrá de devolver la anteriormente ganada comisión. ¡Un caramelito, vaya!” Y añade: “Prefiero colocarme debajo de un manzano. Si ese día la manzana cae sobre mí, como. Y si no, pues ese día no toca”. Verdad verdadera, añado yo, y además: “Pasado el tiempo, no creo que nadie venga a reclamar la manzana ya comida, más que nada porque habría de preguntarle al mismo ojo de donde dijimos, mi alma”. Precariedad habitual, no cabe duda. Y tristemente acostumbrada y asumida. Sangrante falta de escrúpulos y mucho me temo que esto no es nada.

¿Qué clase de sociedad conformamos? Un hecho de tales características es tan solo un ingrediente más de una pescadilla que se muerde la cola. Queda fuera de toda duda lo reprobable de un asunto así, pero lo que ahora me planteo es el efecto social que algo así provoca a su alrededor, considerándolo desde un punto de vista emocional. Cada acción que llevamos a cabo por el camino del egoísmo, del abuso, de la citada falta de escrúpulos morales, desencadena una serie interminable de actos consecuentes basados en el mismo tipo de inmoralidad y acabará salpicando en efecto dominó a todos aquellos que conformen nuestro entorno más inmediato. Este entorno, a su vez, sufrirá de la afectación de dichos acontecimientos y dejará su germen en todos aquellos con los que se cruce. Y así sucesivamente hasta que crear una sociedad absolutamente corrompida. Con cada acto de este tipo creamos pequeños monstruos dispuestos a comerse el pan del de al lado.

Vayamos a un hipotético caso práctico. Supongamos que un ciudadano de a pie se ve obligado a tomar ese empleo al que me refería unas líneas más arriba, cosa nada extraña en los tiempos que corren. La mella que dicha experiencia deja en su interior es tal que día a día, jornada a jornada, lo va convirtiendo en un individuo triste y desesperanzado. Consciente de que se ha visto obligado a permitir ese abuso, va generando en su interior rabia e impotencia que le hacen jurarse a sí mismo no consentir ni una sola injusticia más sobre su persona. A partir de ahí, y ya que en su ámbito profesional se ve atado de pies y manos, tomará una posición defensiva ante todo aquel con el que se relacione. Llegará a su casa y, por ejemplo, no pasará por alto ni uno solo de los desmanes sufridos por sus hijos. Escuchará sus conversaciones cotidianas del colegio entre las que, también por ejemplo, puede encontrarse con la reprimenda que uno de los profes le ha echado ese día a uno de sus vástagos. Saltarán las alarmas y se planteará si tal hecho se ha debido a un abuso de poder y ante la discrepancia con lo acontecido, se plantará allí a poner los puntos sobre las íes del maestro de turno. La semilla ya está sembrada. A su vez, el maestro, sorprendido por la agresividad reivindicativa –posición defensiva desmedida- de dicho padre, sufrirá de la consiguiente crispación, se dirigirá al aula y pagará su sentimiento de impotencia con una implacable intolerancia ante todo aquel que se mueva. Ya hay nuevas víctimas: los alumnos. Estos, al salir de su clase con el ceño fruncido y bastante mal cuerpo, descargarán su frustración con el profe de la siguiente clase y con los compañeros con los que se crucen, invadidos por esa sensación del “ya no paso ni una”. Y así un largo etcétera.

La vida personal tampoco es inmune a dicha enfermedad. Las relaciones pasadas marcan negativa e injustamente las relaciones futuras. Las amistades perdidas provocan estar con la espada en alto ante los nuevos amigos. Y los lastres arrastrados destruyen cualquier tipo de naturalidad con la que habríamos de comportarnos con las caras nuevas que llegan a nuestras vidas.

Y lo consentimos. Y lo alimentamos. Porque romper el círculo resulta doloroso y nos deja expuestos a la intemperie de cualquier supuesto daño posterior. Bajo la bandera del “a mí no me hieren más”, ponemos nuestro granito de arena para que esas situaciones se repitan indefinidamente. Y ya se sabe, la rabia genera rabia. El rencor trae consigo rencor. La tristeza tiñe de tristeza. El egoísmo alimenta el egoísmo. Y la derrota trae tras de sí una derrota aún mayor. Cada uno de los actos cotidianos que no encajamos adecuadamente, cada tarea que no realizamos con nosotros mismos conlleva la creación de un blindaje que nos coloca una coraza dañina y autodestructiva. Y ese hecho ya es lamentable de por sí, pero desde el mismo momento en el que interactuamos con otros seres estamos extendiendo el virus exponencialmente, convirtiendo así en pandemia ese principio de: primero yo, luego yo y siempre yo. La irresponsabilidad es absoluta, dado que elegimos vivir en sociedad y la mayor parte del tiempo se nos olvida que tenemos contraída una deuda con todos aquellos seres con los que nos cruzamos: el respeto mutuo. La persecución del propio beneficio caiga quien caiga atenta directamente con dicho principio básico y nos tilda de indolentes contribuyentes al engorde de esa sociedad enferma y corrupta. Pequeños pececillos de ciudad, ávidos de morralla porque “los otros” también se alimentan de ella.

Alguien debería hacer algo, sí, pero es que ese alguien es uno mismo en su pequeño universo plagado de demonios.




 (Audio: Peces de ciudad, J.Sabina - Cover; fragmento)


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)