SOLO SÉ QUE NO SÉ NADA



A veces leyéndome o escuchándome charlar con un amigo pudiera dar la sensación de que las conclusiones que extraigo o los pensamientos que ofrezco son sentencias inequívocas o inamovibles. Nada más lejos. Tan solo son un punto de vista que en ocasiones, he de reconocer, se anclan a un vértice que creen firme. Pero no por ello resultan infalibles, ni siquiera para mí misma. Quiero decir con esto que incluso yo suelo ponerlas en duda habitualmente. ¡Por la cuenta que me trae! Y la razón es sencilla: tiendo a ser tan analítica que rozo muchas veces la obcecación con la resolución de un conflicto; y claro…dicha tendencia a la testarudez puede encerrarme en un bucle que me lleve a contemplar un número de variables insuficientes o hasta simplistas. Dos más dos no siempre son cuatro y ya se sabe también eso de que los árboles no siempre nos dejan ver el bosque, ¿no? Pues algo así. Sería preciso, entonces, distanciarse un poco del asunto y tomar perspectiva general del cuadro a fin de conseguir una comprensión más profunda del asunto. Creo que he de tomar nota al respecto.
El hecho de que en un determinado momento las soluciones que vienen a mi cabeza parezcan meridianas no significa que no haya razonamientos más útiles para ello y si no me confundo, creo que tal ejercicio pasaría inevitablemente por una obligada fase de relativización. Voy creyendo eso de que las horas de estudio no me aseguran un sobresaliente en el tema. De saber que los tiempos de calma marcan el paso de los acontecimientos. De que cada quien tiene sus propios aprendizajes adquiridos y siempre es necesario observarlos atentamente. De que juzgar los hechos bajo un solo prisma se encuentra abocado al más estrepitoso fracaso. Y de que volverse flexible con lo ajeno lo convierte a uno en flexible con uno mismo. Entono el mea culpa, sí. Las horas de análisis sobre un tema no conllevan nuestro acierto sobre el mismo, por lo que tal vez en una opinión sencilla y menos trabajada puede encontrarse la clave de todo.
¿Cómo afrontar por tanto un asunto X o Y que requiere nuestra entrada en acción? Reflexionarlo está bien, naturalmente. Ser un tanto analítico con él resulta imprescindible, sí. Pero todo en su justa medida. Porque estoy empezando a pensar que tras eso, a veces solo nos queda sentarnos a descansar, permitirnos ir a la deriva y dejar que las cosas vayan tomando su propio camino, como si llegado un punto la solución tuviese ya que presentarse sola y de manera natural. Y… ¿dónde hallarla? Pues en una conversación en apariencia vana, en una charla ingenua con su posterior abrazo espontáneo. De esos que se traducirían en un: ¡descansé! Me doy cuenta de que tales gestos pueden traer consigo muchas veces la mayor de las clarividencias. Y es que tras ellos suele seguir un momento de relajación, un respiro profundo que nos quita el corsé que nos tenía asfixiados los pensamientos.




Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)