VIVIR EN OTRA PIEL

Y traté de ponerme en otra piel con la osadía de quien usurpa el sentir ajeno. Prometo que fue un intento de tender la mano hacia el frente, sin pretensión alguna de invadir un espacio que no me corresponde. Lo hice sabiendas de que no es posible vivir por los demás, sentir su desazón ni sus euforias. No se puede dirigir al resto hasta la puerta de salida fácilmente identificada por quien, con reconfortante visión, se encuentra al otro lado. Los cargos con sus cargas y cada uno con su equipaje de viaje; ya, ya lo sé.
Una y otra vez me repito: ¡detente!, pues privar de experiencias al resto se me antoja de un egoísmo y prepotencia supremos. Y al tiempo me revuelvo en mi asiento, deseando susurrar las palabras justas al oído de quien pide a gritos mudos oírlas. Medito al respecto y mi único temor reside en que quizá no se encuentre en capacidad de escuchar más allá de su propio latido. Respetable vivencia, poco práctica acaso, pero tan natural como mis intenciones.


Si me escucharas, sabrías al instante que girando la vista hacia otro lado y reorientando el blanco de tus energías se encuentra la respuesta.



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)