AYER SECUNDÉ LA HUELGA FEMINISTA...

By MARÍA GARCÍA BARANDA - marzo 09, 2019




Ayer, como muchas otras mujeres, secundé la huelga feminista...

Secundé la huelga feminista para manifestar, con el gesto puntual de un día, mi lucha y reivindicación diaria por una igualdad real, equilibrada, respetuosa, coherente y definitiva.

Secundé la huelga feminista contra todos aquellos hombres (y unas cuantas mujeres) que taladran mis oídos y agotan mi paciencia con babosadas y sandeces recalcitrantemente machistas y/o vacías de contenido.

Secundé la huelga feminista contra el Estado que, teniendo en sus manos la posibilidad y responsabilidad del cambio, no mueve un dedo por ahogar los cimientos del machismo. Pancartas sin legislación, palabras sin acción. La nada.

Secundé la huelga feminista exigiendo la herramienta más efectiva para que todo esto cambie de una vez: una Ley de Educación que verdaderamente trabaje desde la base los principios de igualdad, las mentes de nuestros niños y la esencia de nuestra sociedad.

Secundé la huelga feminista arremetiendo contra quienes no claman por todo lo anterior.

Secundé la huelga feminista exigiendo una Ley de Familia que no asocie de manera automática el cuidado de los hijos a las madres por el hecho de ser mujeres; porque ni nosotras somos hornos ni matronas; ni los hombres han de sufrir la agónica privación de poder criar a sus hijos cada día; ni los niños, esperanza de renovación, han de crecer aprendiendo la imagen de que es mamá la que cuida y papá el que pasea dos tardes a la semana. 

Secundé la huelga feminista contra los que se dicen no machistas solo de boquilla.

Secundé la huelga feminista contra las que se dicen feministas y optan por callar cuando son beneficiadas por una discriminación positiva, iniciando igualmente un abuso y remando en contra del verdadero feminismo.

Secundé la huelga feminista contra quienes arengan y no hacen, destruyen y no construyen, se cruzan de brazos o no actúan porque creen que a ellos nos les afecta o en su entorno “no se ve”.

Secundé la huelga feminista contra quienes se aprovechan de esta causa por conveniencia personal, profesional, política…

Secundé la huelga feminista porque soy mujer, porque tengo corazón y sobre todo porque tengo cerebro. 

  • Compartir:

Tal vez te guste...

0 comentarios