LA PAZ EN LA CERTEZA

By MARÍA GARCÍA BARANDA - marzo 10, 2019




     Enorme paz. Inmensa calma.

   En la certeza, sí. En el conocimiento de cuanto acontece. En la verdad y en el entendimiento de lo que ocurrió y de lo que ocurre, del porqué de las gentes y del cómo actuaron.

   Siempre lo sentí así, desde muy niña. Con la dureza de las verdades más astilladas, hirvientes o punzantes…, pero con ellas. Algunas hubieron de llegarme demasiado tempranas, demasiado reales, demasiado indigeribles. Demasiado desilusionantes, demasiado agrias y hasta demasiado crueles. Pero en contrapartida provocaron que germinara en mí una insaciable necesidad de conocer la realidad que me envuelve con sus coordenadas reales y el detalle de los matices más específicos. No me gustó jamás vivir entre tinieblas, especulando el contenido de la mente o del corazón de quienes me rodean o intuyendo por dónde van los tiros de la historia. Y la razón es simple, que es mi historia. Esa que cuando todo acabe, cuando el último resquicio de aire se evapore, mantendrá el sentido de cada uno de los pasos que haya dado. 

   Así que sí, en efecto. Encuentro una enorme paz en la certeza de lo que está ocurriendo. En sentirse seguro. En pisar sobre el suelo firme y enraizado. Y eso quienes me quieren, los que me quieren bien, lo saben al dedillo. 

  • Compartir:

Tal vez te guste...

0 comentarios