AFINES



Puede llevarnos décadas y cientos de vivencias hasta que al fin aprendemos realmente a determinar si es verdadera afinidad la que sustenta nuestras relaciones personales. Cuando conocemos a alguien y nos hacemos amigos íntimos o incluso nos enamoramos, comienza a generarse un fuerte sentimiento basado en la empatía y en los rasgos que nos hacen parecidos al otro. Lo que ocurre en muchísimas ocasiones es que esas ganas de unirnos y compartir nuestra vida con ellos hacen que forcemos el tipo de relación que guardamos y el mencionado grado de semejanza. Creemos pensar de igual forma, esperar lo mismo de la vida, participar de los mismos intereses,…y a menudo volvemos la cara a otras posibilidades que realmente elegiríamos de estar solos o incluso con otra persona.

Descubrir el carácter y validez de esa afinidad lleva tiempo y trabajo, especialmente con nosotros mismos. Tiempo para descubrir si realmente queremos emplearnos a fondo en ese diseño de vida. Más difícil aún es percibir si la otra persona vive como vive porque elige libremente y con ello se realiza y se nutre, o si lo hace –consciente o inconscientemente- por permanecer a tu lado. Sea como sea, eso tiene mala pinta, pues se trata de un parecido sucedáneo y tarde o temprano la bomba nos estallará en la cara.

A poco grado de cariño y de bondad que tengamos tendemos a hacer cosas para complacer a la gente a la que queremos. Actuamos en función de lo que nuestra familia espera de nosotros, nos adaptamos a las costumbres de amigos y conocidos y prescindimos de todo aquello que a nuestra pareja le disgusta. Pero… ¡cuidado!, porque cuando esas acciones suman ya un número cuantioso o son pasos esenciales en nuestra vida, corremos el riesgo de terminar estallando y poner un pie en pared. Es algo insostenible. El camino inverso también acecha, ya que incluso aquellas personas que considerábamos más unidas a nosotros pueden, el día menos pensado, soltar un nada piadoso: “ahí te quedas con la jaula que el pájaro ya voló”.

Hay varios caminos para afrontar tales situaciones. El primero es preventivo y consiste en poner todo el esfuerzo posible en averiguar si nuestros puntos de unión lo son verdaderamente y el otro piensa y siente con verdadera proximidad a ti; o si por el contrario habla por tu boca, piensa con tu mente o vive según las marcas que te han dejado tus experiencias personales. El segundo de los caminos es curativo y se encuentra en el punto en el que ya hemos iniciado una relación con esa persona; ahí descubrimos que o bien hemos dejado de ser nosotros mismos en demasiados aspectos, o bien es el otro quien está renunciando a sus verdaderas querencias por el mero hecho de satisfacerte y que sigas pensando que te es incondicional. Independientemente del caso, el final es inevitable, porque todos terminamos pidiendo cuentas al otro tarde o temprano, así que más vale pensar en ello responsable, justa y profundamente, y tomar cartas en el asunto antes de que aparezcan los rencores. Si cualquiera de ambas partes se está privando de tomar ciertas decisiones y renuncia a ir eligiendo por sí misma, nos estamos hipotecando la vida de la manera más cruel; e incluso estamos siendo tremendamente egoístas al condenar al otro a vivir únicamente en nuestra piel, desechando vivencias que ni siquiera ha tenido tiempo de analizar y descartar por sí mismo, por la mera razón de que nosotros ya lo hemos hecho. Esas cosas se saben, se perciben y ahí es preferible decir un adiós a tiempo y ser consecuentes al fin. Lealtad y agradecimiento con el otro no significa regalarle tus sueños ni tus deseos, como tampoco ser consentidor de que él lo haga contigo.


  MÚSICA: Chan Chan (solo), Compay Segundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

¿QUIERES TERMINAR CON LA CULTURA DE LA VIOLACIÓN?

DOCENTES NO DECENTES