NOCTURNO XIII


Giro y giro sobre mí misma, y sin embargo no consigo que el sueño me enganche la cintura. Hoy soy presa difícil, no lo niego; y al tiempo víctima atrapada de mis meditaciones. Me desquicia el sonido de esta lluvia y me empuja a escupir mis ideas y ponerlas en orden. Coloco de nuevo mis pies en el suelo desde la cama.

Una espiral se enreda incansablemente en mi cabeza: ¿por qué callar? Tiro del hilo enmadejado por mis vulnerabilidades, busco respuestas alojadas en mi subconsciente y le doy un portazo al más mínimo trazo de inseguridad. Acepto de buen grado enmudecerme por prudencia e incluso considero que es la elección más sabia; por si un impulso envenenado me mancha la mirada. ¿Pero por miedo?... ¡nunca!

Poner encima de la mesa las cartas de la vida es mi primera regla y cualquier retroceso alimenta de nuevo un envejecido y ajado desasosiego. Por tanto, ¡reacciono! Me levanto en armas contra mí misma. Y pronuncio un grave y encendido: “sin piedad”. Ha sido arduo, farragoso y eterno el camino recorrido como para permitirme un retroceso que me desvíe de mis principios o me haga tambalearme de mi esforzado asiento. Ya lo dije: caiga quien caiga,…y sin mirar atrás.

(Intentaré dormirme. Contando uno tras otro los pasos de mis tácticos planes. Ya voy cogiendo el sueño…)

  MÚSICA: In the air tonight, Chill N' Jazz version.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)