NOCTURNO XIII


Giro y giro sobre mí misma, y sin embargo no consigo que el sueño me enganche la cintura. Hoy soy presa difícil, no lo niego; y al tiempo víctima atrapada de mis meditaciones. Me desquicia el sonido de esta lluvia y me empuja a escupir mis ideas y ponerlas en orden. Coloco de nuevo mis pies en el suelo desde la cama.

Una espiral se enreda incansablemente en mi cabeza: ¿por qué callar? Tiro del hilo enmadejado por mis vulnerabilidades, busco respuestas alojadas en mi subconsciente y le doy un portazo al más mínimo trazo de inseguridad. Acepto de buen grado enmudecerme por prudencia e incluso considero que es la elección más sabia; por si un impulso envenenado me mancha la mirada. ¿Pero por miedo?... ¡nunca!

Poner encima de la mesa las cartas de la vida es mi primera regla y cualquier retroceso alimenta de nuevo un envejecido y ajado desasosiego. Por tanto, ¡reacciono! Me levanto en armas contra mí misma. Y pronuncio un grave y encendido: “sin piedad”. Ha sido arduo, farragoso y eterno el camino recorrido como para permitirme un retroceso que me desvíe de mis principios o me haga tambalearme de mi esforzado asiento. Ya lo dije: caiga quien caiga,…y sin mirar atrás.

(Intentaré dormirme. Contando uno tras otro los pasos de mis tácticos planes. Ya voy cogiendo el sueño…)

  MÚSICA: In the air tonight, Chill N' Jazz version.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

¿QUIERES TERMINAR CON LA CULTURA DE LA VIOLACIÓN?

DOCENTES NO DECENTES