28



Hay días en los que desbordan los motivos para sentarse a escribir y en cambio se anquilosan de pánico los dedos.
No me faltan palabras que ordenar disponiendo su baile equilibrado.
Podría elevar a lo más alto las congojas del alma y los gritos de júbilo.
Podría exaltar los pensamientos hasta formar un poema imperfecto.

Pero le canto a un día extinto ya.
Corriente y por qué no,… ¡insigne! Yo lo elijo.
Porque es un día par y porque es martes.
Porque me eriza la piel del alma con tan solo pensarlo.
Porque me reservo las razones que solo yo conozco.
Porque nunca se sabe lo que ocultan las cifras combinadas en complejos designios.
Porque no podía dejar de rendirle homenaje y nada me lo impide.
Porque los calendarios no se forman de meses, sino de días simples convertidos en efemérides.
Porque se nace tantas veces como nos reencarnamos.
Porque hoy es 28 y es enero.
Porque se cierra con concéntricos giros el círculo perfecto.


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)