NOCTURNO XV

Creo que me pasé de cafés y pensamientos. Otra vez el insomnio se quedó a dormir conmigo, aunque no me incomoda, le hago sitio. De nuevo en pie porque hay en él un leve rasgo de líquida complicidad que se cuela cuando no lo miro. Quizá inconscientemente sea yo quien lo atraiga para charlar un rato y brindarme una tibia compañía ¿Será de fiar? 
Me siento en el borde del camino y contemplo mientras me habla al oído. Algo me dice, no lo entiendo, pero intuyo que me empuja a que salte. Pero, ¿hacia dónde? 
Algo me tiene un tanto inquieta últimamente. Rozo el mal humor, pero solo a ratos, como cuando sabes que algo escuece y te olvidas de protegerte la piel. Me descubro mordiéndome las uñas, paseando en redondo, distrayéndome,…y presiento se trata de ese no saber hacia dónde dirigir mi salto. Pero el insomnio tiene razón. He de saltar. 
Y acabo de darme cuenta… una sola cosa pendiente, tan solo una que me impide completar un ciclo de autodeterminación. Si juré que nunca más nada (ni nadie) habría de dirigir mis pasos, ¿no debería hacer recuento y ver si realmente lo cumplo a rajatabla? Me temo que aún queda algún asunto por resolver. 
Siempre lo hay, eso no es problema, c’est la vie! Aunque si tras medir su magnitud y su fuerza de influencia, resulta que esta es mucha, el asunto en cuestión habrá de tomar carácter de urgencia.
  MÚSICA: With or without you, U2 (Instrumental)
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)