TE REGALO...

Entre sueños y aún ininteligibles deslicé unas palabras de mis labios.
Te regalo mi tiempo anarquizado, dije, mis sueños a deshora,  mis más nuevas costumbres, mis brotes de inconsciencia y mis cuentas pendientes.
Te regalo mis risas, mis locuras de niña y mi cuerpo al fin libre de autoimpuestos grilletes.
Te regalo secretos y ventanas abiertas, recónditas guaridas en un tiempo tapiadas.
Te regalo mis miedos y mi escudo, mi inocencia a sabiendas y mis inconveniencias.
Te regalo la venda de mis ojos para que me la arranques en un único gesto y de un mordisco.
Y sin pensarlo, me apuesto en un juego tan solo el todo por el todo. Aun sin cartas. 

Y abrí los ojos.
Pero al mirarme en ellos, súbitamente supe que no reconocías mis palabras, ni el mordisco en mi labio, ni mis ¡ay! más profundos, ni el brillo de mis ojos.
No te dejaste ir a la deriva. Elegiste detenerte en la orilla, a buen recaudo y no te culpo.
Y con la voz quebrada, te regalé un portazo brusco, seco, forjado en desarraigos que no me identifican.
Conveniencia, apuntaste. Supervivencia, aduje.
Y me marché sabiendo que a mi espalda no dejaba un cadáver. La náufraga era yo.
  
Te regalo los versos de un poema en su mitad caduco, y no obstante debido.
…Y a su lado las letras que todo lo oscurecen. 


A quien un buen día echó a andar y llegó tan lejos,
que al mirar atrás ya no recordaba el camino de vuelta.



AUDIODIVAGACIONES
Voz: María García Baranda.
Música:  Eblouie par la nuit, Zaz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)