PARA TI. PARA MÍ

By MARÍA GARCÍA BARANDA - noviembre 08, 2017




Ser feliz es un propósito. Estar dispuesta a ello. 
Un querer para poder y un poder porque yo quiero. 
Es una suerte llegada de alguna parte, de otra vida anterior. 
Detectada y trincada en el momento justo, 
antes de que los lobos devoraran todo aquello que no es suyo. 
Ser feliz es una oportunidad vista con los ojos abiertos como platos 
y los pelos de punta de emoción. 
Es escuchar un clic. 
Es el saber vivirlo, desatarse por dentro y decirse que sí. 
Es haber recorrido los caminos con mucho sentimiento, tremendo, 
y con toda verdad. 
Es desatar los nudos que te atan a los miedos.

Ser feliz es despertar un día, y después otro día, y luego otro,... 
queriendo que no acabe la vida junto a ti, mimándote la piel, mirándote a milímetros, cuidando el que me quieras. 
Y quererte yo a ti. 
Que me brillen los ojos cada vez que te veo 
y te oigo susurrarme con esa voz tan cálida.
(Aquello que me dices lo guardo para mí; no dejes de decírmelo). 
Es lanzar un suspiro como cuando era niña, solo por ser feliz. 
Y escuchar todo aquello que a ti te pertenece.
Tu sentir, tus ideas, tus fallos y tus sueños.
Y que me guste todo, si se trata de ti.
¡Que me entusiasma!

Ser feliz son mis días contigo y es el cómo me miras. 
Ser feliz es estar tú en mi vida. Y que esté yo en la tuya.
Para mí. Para ti. 




  • Share:

Tal vez te guste...

0 comentarios