NADIE SABE

By MARÍA GARCÍA BARANDA - noviembre 17, 2017





Nadie sabe cuánta ilusión siento, ni mis ganas inmensas de cada nuevo día y lo que me alimenta cada pequeño gesto. Nadie imaginaría el modo en que lo vivo. Por mucho que lo escriba, y en eso yo me apaño. Por mucho que lo cuente o lo vocee al aire. Ni aún así. Hay días en concreto, ratos precisos, en que camino por la casa buscando un medio de expresión que se ajuste. De pared a pared, rebotando, acercándome al punto pero sin agarrarlo. Sin asirlo del todo, … que se me queda corto, muy corto. 

Nadie sabe cuánto ilusión siento, no. Y mucho más que eso. Es realidad tangible, medible y al mismo tiempo algo inconmensurable. Es verdad y es futuro. Y es hoy. Es sobre todo hoy. No se trata de un deseo aplazable a unos mejores tiempos, ni esperanza ferviente de que llegue el momento o que las cosas cambien, no. De eso ya tuve mucho y se evapora en la nada. Es minuto a minuto de cada día juntos. Es descubrirse en trozos y en retazos de vida, en un gesto que ayer aún no existía, en eso beso dado de diferente modo. O más largo. O más hondo. O tal vez es el mismo, pero dado con hambre y recibido con voraz apetito, siempre insaciable si se trata de ti. 

Nadie sabe cuánta ilusión siento cada vez que me encuentro reflejada en tus ojos. Que te escucho... y adoro cómo entiendes la vida. Que hay cordura y hay vísceras, hay sentido común y hay locura inocente. De esa que es necesaria.  Inofensiva a veces y fuego abierto en otras. Pero cien por cien tú, auténtico, vivido, cavilante y enérgico. Pleno y auténtico. Que hay ganas de seguir, de construir historias, de entender y saber, de comprender el mundo. De que se haga justicia y enterrarte en mis brazos. Sensible. 

Nadie sabe, ¡qué va!, cuánta ilusión siento. Ni siquiera tú. Cuánta fortuna. No me sueltes la mano. Que eres mi “al fin” completo. Que me llenas la vida. Que te miro embobada, encandilada yo de pura realidad. De puro sentimiento. 



  • Share:

Tal vez te guste...

0 comentarios