A VECES YO

By MARÍA GARCÍA BARANDA - junio 15, 2018





A veces yo,
a veces es el resto,
a veces mis manías,
a veces mis heridas,
mi finísima piel,
tantas veces pegada y repegada al hueso.
O mis preocupaciones,
mi terror más agudo (impronunciable),
mis miedos infundados
y los fundamentados.
Mis sentires más agrios macerados en sal.
O el sentirme callada,
sentada en una silla
en la que observo,
sin saber cómo hacer,
para llegar a todo cuanto quiero
alcanzar,
qué se espera de mí
para acertar en todo cuanto sea necesario,
sin dejar de ser yo.
Sin dejar de sentir
hasta los sinsentidos.

Otras veces, en cambio,
son un millar de veces las que a veces
voy notando mi edad,
pero no en años.
En esfuerzos y en ciclos
que cuento para mí.
Y en muescas, muchas muescas,
que oculto entre mis ropas.
Que si el tiempo genera
aprendizaje y poso,
y útil equidistancia para lo relativo,
también nos lanza espesísima arena hacia los ojos.
Un nada que perder a estas alturas
y al tiempo un perder todo lo que realmente importa.
Casi ya que lo único. Ese es el riesgo.

A veces soy más sabia, menos intolerante,
bastante más pragmática,
más tendente a que poco me revuelva la sangre,
si tengo lo esencial junto a mi pecho.
Y otras en cambio descubro que mi aguante
se ha vuelto de papel;
fino, mojado, débil,
que levanto una efigie a la desconfianza,
o perdí los escudos con los que protegerme.
Que busco el daño aun cuando este no ha llegado,
(tal vez no llegue nunca, ¿por qué hacerlo?),
y levanto la voz aunque no me oiga nadie,
ni nadie deba oírme,
solo por oírme yo.
A veces pesa en mí un profundo desgaste
que me lleva a notar hasta una leve brizna,
apenas perceptible.
Y bajar a la arena a lucharme yo sola.
Que lejos de vacunas o antídotos pasados,
yo no me volví inmune. Y que sigo sintiendo.

A veces yo,
a veces es el resto,
con pesos similares,
con días insufribles
y con su aguante al borde
de un hondo precipicio.
A veces comprendida, otras no tanto.
A veces comprensiva, otras en absoluto.
A veces todo unido
en plena ebullición, chillando ruido.
A veces yo,
a veces invisible
y otras a plena luz.




  • Compartir:

Tal vez te guste...

0 comentarios