REVOLUCIÓN

Ha llegado ya el tiempo de la revolución.
Las mentes dormidas se despiertan al ataque del filo más agudo.
Cruzan en aspas sus defensivos brazos, esquivando el golpe,
construyendo al tiempo su estrategia de legítima defensa.
No hay lugar para pasivos movimientos ni refugios en rincones tranquilos.
No es momento ya para cobardías disfrazadas de consentimiento.

Los cuerpos se rebelan contra el paso del tiempo.
Se desprenden de esos viejos temores 
que aguan torpemente el fluir de una sangre en plena ebullición, mas contenida.
No más silencio.
No más pausas.

Ha llegado el tiempo del grito penetrante a las mentes vacías,
cinceladas en la falta de principios y en la ausencia de emociones.
Se derriban las máscaras torpemente vestidas de sonrisas marchitas.
Se combate así el pánico sustentado en los tiempos pasados,
en miedos no resueltos,
en complejos de culpa
o en heridas que ya solo entorpecen los pasos.

Ha llegado ya el tiempo de la revolución,… de mi revolución.
El momento de que elijas, sin prisa y a tu ritmo,
mantenerte impasible a un lado del camino
o abrazarte a mi lucha
enganchado a mis ojos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)