28 DE SEPTIEMBRE

Me tomo la libertad hoy de ser aún más íntima en mis letras. Imperiosa necesidad y al tiempo letras de justicia como homenaje a mi padre.

A Papá,

Hoy no tendría por qué ser un día distinto. Si lo pienso, no lo es. Bien podría ser 20 de mayo, Navidad o 5 de octubre. Y sin embargo, hay algo en mí que...
Quizás  sea que mis sentimientos están a flor de piel. Quizás siento una necesidad especial de que me guíes. No más que cualquier otro día, pero aquí estoy. Tratando de sacar el mejor de los partidos a esa herencia tuya que siempre me empeñé en recordarte y reconocerte. Nunca podrías haber imaginado cuán importante fue. Y con los años, he ido desgranándola en varios principios básicos de vida que aspiro a impregnar en otros: aprender de los errores, de los míos, de los tuyos...; superarme en fortaleza, aún cuando lloro a mares; no rendirme, y más cuándo sé que estoy en el camino certero; saber que la vida puede ser tan corta como para no hipotecarnos al desánimo; potenciar mi capacidad de amar, que al final es mi verdadero norte; ganar en comprensión de las debilidades propias y ajenas, porque nunca son para tanto y es lo que nos hace auténticos; y no dejar que caigan ni se instalen a vivir en la tristeza aquellos a quienes quiero. ¡Lo prometo!
Te tomé el relevo, superé tus miedos y fíjate que creo que lo has logrado y que son mi centro. Y por eso cierro mis ojos y te pido que siempre me ayudes a mantener la claridad en mis pensamientos. No dejes que la pierda nunca.

Con todo mi amor, un 28 de septiembre más, de esta loca bajita. Ya no tan bajita y algo más loca.



Para ti.
Que me llevaste de la mano en mis primeros pasos.
Que me inoculaste el gusto por el detalle y las pequeñas cosas.
Que me impulsaste a no callar mi voz.
Que me enseñaste el valor de la palabra exacta.


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)