A MI AMOR


 Porque siempre creí,
y lo sigo creyendo,
que ofrecer una mano y sostenerla
era la forma auténtica de ofrecer el amor.

Porque no sé otro modo
y no pretendo
conocer otros tipos de verdadera entrega.

Porque hasta en las tormentas
se disipan las nubes y asoma un nuevo rayo
que llena de esperanza al nuevo día.

Porque es cuestión de fe, me digo a cada rato,
de voluntad y ganas,
de dejarse llevar,
de confiarse
a unos ojos que así lo han padecido.

Porque verás la luz y será plena,
desde dentro de ti y en lo más íntimo.
Individual camino.
Porque si no combates,
se tornará en absurda, esta, mi lucha
y volverá inservible lo sentido.

Porque sí estás en deuda
con la vida y conmigo.
Porque me debes algo
y es tu olvido
de dolores pasados y marchitos.

Porque el amor que albergo,
sincero y desprendido,
solo vuelto a la vida,
recuperado y sano,
de nuevo puesto en pie,
habrás correspondido.

No aspiro a nada más.
Concédeme la gracia
de no verte
ante ti ni ante el mundo
derrotado y rendido.







Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)