SER O NO SER... DE AMOR.

By MARÍA GARCÍA BARANDA - diciembre 01, 2018





  Hay personas que nunca regresan del amor. Jamás vuelven. Permanecen eternos deambulando por un cosmos color azul grisáceo, de brisa destemplada y cielo abierto en dos. Son seres destinados a ser nómadas de un amor a otro amor, de esos de letras grandes, mayores que sí mismos, que sus propias palabras, más altas que sus cuerpos. Y se quedan ahí, justo ahí es que perduran. En la nada. Sin ruido. No vuelven, pues no pueden; quizás tampoco saben. O no quieren saber. O no saben querer…, eso es seguro. Aunque yo más bien creo que esos seres que jamás retornan del amor no llegaron tampoco ni siquiera a alcanzarlo. Ni supieron acaso que vivieron en él, si es que lo hicieron. Se quedaron a puertas, sin sentir lo que es, cómo es, de quién es. Sin saber qué se ama ni la forma de hacerlo. Queriendo sin querer. Sin querer que los quieran y sin querer quererlos. Ya lo dije: quizás tampoco saben. O no quieren saber. Y es que de esos hay muchos, con las caras borradas, y los pies desgastados y sucios de ceniza.
         Y hay personas de amor. Del color del amor, del sabor del amor, de su olor. Que te impregnan de aire, y este pesa y desliza su tacto sobre el cuerpo desnudo de los que son amados. Que su voz es caliente y abriga hasta los pensamientos. Que se brindan enteros sin esfuerzo ni precio, sin peaje ni rictus elevados. Que te inspiran per se y que expiran los pedazos de ti, si te muerden el cuello…; un puro escalofrío. Hay personas de amor. Con amor, por amor. Que se llevan el mío, pero sin desnudarme y regeneran más con cada beso. Inagotable fuente de placeres mundanos y divinos. Porque saben querer. Porque quieren hacerlo. Porque quieren saber. Y porque yo los quiero.


  • Compartir:

Tal vez te guste...

1 comentarios