AMANECER I


Las tormentas nos han abandonado y se instalan discretamente los primeros rayos de sol que tratan de hacerse un hueco visible y bien asentado. Los recibo con una sonrisa sincera y amplia, cierro los ojos y me dejo ir por una brisa renovadora que me tiene absolutamente fascinada.
Hubo un tiempo, prudencialmente lejano ya, en el que había perdido la esperanza de que el largo invierno llegara a su fin. Frío, como es natural, pero especial y cruelmente gris. No era para mí. No iba con mi concepto de la vida y me apagaba el alma hasta el punto de arrancarme la capacidad de reconocer a la gente con solo mirarla a los ojos. Si he de ser honesta, tal sensación había ido saliendo de mi cuerpo paulatinamente, como si este, sabio y paciente, hubiera querido prepararse para la llegada del buen tiempo. Fue una tarea íntima y estrictamente individual, no achacable a nada ni a nadie, salvo a mis fuertes deseos de renacer y recuperar mis orígenes. Ahora ya puedo decir: estoy lista y lo he logrado.
En efecto, los buenos tiempos han llegado y con ellos un sol resplandeciente. Y le sonrío con los ojos, porque en cada mirada trato de transmitirle un bienvenido seas. No sé dónde has estado todo este tiempo, no sé si el invierno te eclipsó también, pero no importa. Lo que importa es que ya estás aquí.

(Y seguiré sonriendo con los ojos hasta que me tome de su mano…)

   MÚSICA: Just give me a reason, Pink (Instrumental)

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)