AMANECER III



Pasa la medianoche y sin embargo amanece. Resplandecen mis ganas, mis sueños y delirios. Se me escapa por las rendijas de mis ojos un fulgor centelleante, savia nueva que toco suavemente con los dedos acompasados en un tempo lento, lentísimo. Pausada degustación de cada instante y cada detalle que prepara mi cuerpo para entregarme en alma.

No se viven a medias las experiencias, se beben hasta la última gota en el desierto donde el sol nos abrasa la piel. Se respiran profundamente para exhalarlas entre cálidas palabras y enraizadas miradas. Se acarician los entonados versos de las bocas pronunciados entre ruidos mudos; y se besan los labios con la mente. Se cocinan despacio…e intensamente.

Pasa la medianoche, sí, pero amanece. Con los ojos abiertos de par en par y los sentidos despiertos por las fuertes pasiones brotadas en un árbol de ojos verdes.


  Música: Just like heaven, The Cure (solo guitar)

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)