A TRAVÉS DE TUS OJOS

Cuando crees que en el interior de ciertas personas se esconde algo mucho más profundo, algo más allá que la sencilla lista de rasgos de carácter que muestra en sociedad, en ese mismo instante, la curiosidad se dispara. Tienes un pálpito, tu interés gira su cara a ahondar en ello y automáticamente se plantea el reto de ser la fuerza motriz de que esos seres se abran a ti. A su ritmo, paso a paso, pero entregándote el preciado regalo de dejarse ver.
Hace ya más de medio siglo que la actriz Marilyn Monroe hizo popular la expresión de que en estos tiempos costaba menos arrancarse un vestido que desnudarse por dentro. No se equivocaba. Se cuentan con los dedos de una mano -y seguramente sobra alguno-, los seres sin ningún tipo de prejuicio ni freno para mostrar al mundo sus sentimientos, temores y sueños más íntimos. Defiendo con fuerza que, junto a la empatía, es la cualidad más preciada del ser humano. Ser capaz de decir sin cortapisas y con valentía: esto siento, esto es lo que me pasa y esto es lo que opino. ¡Ahí lo tienes! Yo misma trato de hacerlo con valentía, aunque se me pongan de corbata las congojas; así que si me cruzo con alguien con la misma forma de conducirse por la vida, a partir de ese momento, esa persona me tiene ganada de por vida. Así de simple.
Quizá sea por eso mi tendencia a asomarme a los ojos de la gente. En determinadas ocasiones -no muy a menudo, para ser franca- veo en alguien algo que trasluce brillantemente más allá de su epidermis. No puedo evitar ponerme en sus zapatos, observar sus reacciones y sí, confieso, formular alguna que otra hipótesis sobre quién es realmente, qué le motiva, qué teme y cómo afronta su vida. Podría calificarlo como la búsqueda del potencial que se esconde en su interior y tal vez se trate de una conducta aprendida en mi profesión. Quienes me conocen saben que desarrollo mi trabajo más allá de los límites de la mente, empujando a mis chicos a su desarrollo personal y emocional, y sincera e inmodestamente creo que me funciona. A lo largo de estos años son muchos los alumnos que han llegado a mis manos desahuciados intelectual y emocionalmente por algún ciego de conveniencia. Con un poquito de paciencia y voluntad he visto como en poco tiempo el potencial que creía haber detectado en ellos ha comenzado a emerger con resultados realmente sorprendentes. Creo que solo se trata de saber mirar al interior de las personas a través de su propia mirada.

Por lo que se refiere a mis relaciones personales sigo siendo una idealista. Creo que la mayor parte de las personas podemos ofrecer siempre una versión mejorada de nosotros mismos. De todos y cada uno podría sacarse un activo, ahora bien, el valor que este tenga es ya harina de otro costal. O al menos, el valor que para mí alcanza. En primer lugar porque si esa persona no está dispuesta a compartirlo con algún otro ser, no me sirve. Y en segundo lugar porque, como de todo tiene que haber en este mundo, no todo aquel con el que me cruzo resulta especial a mis ojos, naturalmente. Tal vez sea cosa de la edad, pero con el paso de los años he ido ganando en tolerancia, mi carácter se ha suavizado y he reforzado mi capacidad para ser empática ante las conductas ajenas. Y al tiempo, aunque parezca contradictorio, me resulta más costoso verme cautivada por alguien. Muchas son las horas, los días, dedicados a buscar la causa y creo que finalmente he dado con la clave: sé que aquellos que realmente me fascinan son quienes me dejan compartir su interior sin miedo, quienes no renuncian a salir de una fase de estancamiento, quienes son capaces de ofrecer signos de cariño a raudales, quienes son valientes para perseguir sus sueños y -al igual que yo me digo a diario-, se dicen: hacia atrás ni para tomar impulso.



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)