NO CREO HABER SALIDO INDEMNE...

By MARÍA GARCÍA BARANDA - enero 11, 2019




   No creo haber salido indemne ni de uno solo de los capítulos de mi novela. Nada de lo vivido pasó sin más. Ni yo pasé por ello con más pena que gloria, ni sin gloriosos días, si no estaba apenada. Eso no va conmigo, ¡y menos mal! No me resbaló el cuerpo y nunca me dio igual. No fue agua en mi mente, ni cal seca en mi espíritu. No me dejó impasible, ni hueca, inapetente o fría. Nada de lo vivido. Habitando en sus páginas… en todas era yo.

   Jamás viví sin daños, no supe sortearlos, evitarlos aún menos. O tal vez lo quisiera, vaya usted a saber. Tampoco sin riquezas, ni mis manos se quedaron vacías. Nada de eso ocurrió. Tan viva, tan intensa, así como yo soy; a pesar del letargo cuando este se instaló, del despertar postrero, del caminar de nuevo. Cada cosa a su tiempo, a su debido tiempo. Tratando de extraer el quid de la cuestión de un mordisco directo, justo a la yugular. En todo eso era yo. 

   Podría pues decir que cada circunstancia puso un grano vital en la mujer que soy. Qué tristeza de vida, qué frívolo, si no.  No creo, no, en efecto, haber salido indemne. Así pues y por ello, soy hoy justo quien soy.  Soy quien piensa, quien siente, soy quien ama y construye la esencia de sí misma. Hija de mis vivencias, consecuencia forzosa de mi yo. 



  • Compartir:

Tal vez te guste...

0 comentarios