DE LOS QUE YA NO QUEDAN



Llega un momento en la vida en la que te da igual que la gente sepa, que opine, que se tome la licencia de meter la nariz,… Llega un momento en la vida en la que solo importa ser fiel a tu corazón y a tus principios más cristalinos. Y no hay pudores. No los hay. Y si no los hay para mostrar enfado o mezquindades, que todos tenemos de vez en cuando, ¡cómo va a haberlos para expresar amor! Jamás. No yo.

Empieza la canción con el verso… “No sé por qué te quiero, será que tengo alma de bolero…” Pero yo sí lo sé. Lo supe pronto. ¿Y cómo explicarlo? Me valdría la referencia a una conversación con la persona que más y mejor me conoce por dentro. Corrí a refugiarme en ella. La niña corría a su madre. No era nuevo lo que tenía que decirle, pero lo repetí. “Es él”-, le dije. “Lo es. Toda mi vida esperé encontrar un amor así y…”

Mi amor es de los que ya no quedan. Es especial, sí. Lo es. Tiene un corazón lo suficientemente grande como para albergar una gama completa de tonalidades de sentimientos. Todos. Es capaz de elevarse hasta el éxtasis más explosivo y de descender hasta la oscuridad más absoluta, pero siempre y en cada una de sus fases procederá aquello de lo más hondo de sí. Si se trata de expresarlo podrá ser con palabras, con gestos, con detalles, con los ojos, con una sonrisa o con una caricia, pero encontrará la manera de que sepas en qué punto se encuentra su corazón. A plena intensidad, en descenso, a medio gas... Vencerá su tan significativa timidez e incluso sus buscados silencios, pero no le será infiel a lo que sus ojos reflejan. Sentido y expresado, así es. ¿Y evaluado? Es exigente además con aquello que ofrece. No habrá de conformarse con medias tintas, es de los que se juegan el todo por el todo y calificará duramente cuánto te da y de qué modo se entrega. Se pondrá a sí mismo en la balanza a cada instante y se preguntará si es de justicia lo que por ti siente.

Mi amor es de los que ya no quedan, en efecto. Se sacará mil faltas a sí mismo, se juzgará duramente por aquello que considera inapropiado o desconsiderado, pero reposa su hacer sobre la honestidad. Auténtico en sentires, en impulsos, en desmanes y en dudas, en detalles y en gracias. Es como es, ya en el orden, ya en el caos. Él.

Mi amor es de los que ya no quedan. Te hace querer ser más. Más completa, más pura, más rebelde, más viva. Más rápida e ingeniosa, más ligera, más aguda. Te empujará a alcanzarlo. Te mejora en tu esencia y ni siquiera se da cuenta de ello. Crítico como es, sobre todo consigo, te dispara la llama de la vida y en ese mismo gesto, tal vez algo inconsciente, se azuzará a sí mismo a seguir, superarse, a crecer y a la búsqueda constante de ese algo que en algún sitio espera.

Mi amor es de los que ya no quedan. Sensibles son sus manos, su corazón, sus dolores, sus amores. De sí mismo creó lo más sagrado, lo más grande. Y es su Norte y su Sur, su Este y su Poniente. Oírle hablar de ello, admirarlo, quererlo, observarlo en su entrega es un auténtico regalo que te invita a quedarte tan absorta…

Mi amor es de los que ya no quedan, pues no causa otro efecto que el de entregarte entera…













Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)