¡ESCUCHA! (Audiodivagaciones) - SUEÑOS I




AUDIODIVAGACIONES                                (AUDIO: Photograph, Ed Sheeran, Instrumental)



      La mayor parte de las noches me acuesto hecha un verdadero nudo. Pero no un nudo de esos que suponen enroscarse de brazos y piernas, no. Un nudo de pensamientos y de emociones diversas que se me enredan en mente, ojos, pecho y en la boca del estómago. Me abrazo fuertemente a la almohada haciéndome el firme propósito de dormir pronto, bien y largo. Pero comienzo a girar en espiral sobre mí misma. Giro y giro. Primero de un lado y luego del otro. Cierro los ojos, pero las imágenes vienen a mí impidiéndome conciliar el sueño. Y suspiro. Intensamente. Y me pregunto a quién le pertenecen esas horas robadas a la noche… Ya me sé la respuesta. De pronto, como si una fuerza externa se apoderara de mi cabeza, todas las ideas que se alojan en ella salen para reordenarse anárquicamente y volver a su interior siguiendo lo que no sé si es libre albedrío o una lucidez que no alcanzo durante el día. Y en ese momento ya está el lío armado porque entre el estado de lucidez y la del profundo adormilamiento existe un estado intermedio donde pensamientos y deseos se confunden para aportarse unos a otros ingredientes desconocidos. Los pensamientos conscientes nutren de datos comprobables a los disparatados sueños. Los sueños, por su parte, le dan a las ideas ese encanto mágico necesario para llevarlas a cabo siendo fieles a nuestros impulsos de felicidad.

Cada noche me acuesto hecha un verdadero nudo, sí. Pero distingo perfectamente lo real de lo irreal, lo ideal de lo descartable, lo bello de lo vulgar y ahí, cuando el miedo de la noche no me nubla los sentidos, es cuando formulo firmes propósitos para mi día a día. Fijo mi mente en lo que auténticamente persigo; ato mis emociones a aquello que me late por sí solo, hasta cuando me escondo de la intención; lanzo un pensamiento al aire a modo de sortilegio. Y todo ello lo hago, porque llegado este momento de mi vida, los sueños se han convertido en absolutamente realistas, pasando de ser una abstracción tan solo onírica y etérea a ser un grito de guerra nítido y perceptible. Pasos de vida que habrán de alcanzarse. Más que nada porque ya no queda otra y porque de tonta no tengo un pelo. Ni de cobarde. Ni de insensible.




Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)