SI ESTÁS DISPUESTO



Pasada cierta barrera del tiempo uno acumula un número de recuerdos y de experiencias que inclinados a izquierda o a derecha pueden cambiar nuestro panorama de vida sustancialmente. Bien pueden convertirse en un pasaporte en regla para continuar el viaje o bien en una reclusión carcelaria a cadena perpetua. La vida nunca es como la diseñamos. Nadie nos advirtió de que todo, absolutamente todo está en permanente cambio, ni de que hay ciertas vivencias que has de tragarte así, sin ayuda, inevitablemente y sin posibilidad de cambio. Ni nos contaron que nada ni nadie -salvo lo imparable-, nos pone la zancadilla, sino únicamente nosotros mismos. Tampoco que a lo mejor confundimos el diseño inicial pensándolo único y verdadero. Ni nos dijeron que si jugamos hábilmente nuestras cartas y nos quitamos las orejeras tal vez, y solo tal vez, consigamos una versión igualmente buena o mejor de nosotros mismos. Y seguir creciendo. Y no decepcionarnos, mirarnos al espejo y gustarnos.
Inclinamos a un lado o al otro,… depende de nosotros, pero una cosa si es cierta: cumplida determinada edad, el viaje solo es posible, si estás dispuesto a entender y a aceptar una serie de hechos irrefutables.

Hallarás pues el camino, si estás dispuesto a asumir

 Que nos encontramos al cabo de lo imprevisto. Que el desorden no siempre es caos de vida. Que para que haya orden antes ha de haber elementos que alinear. Que las líneas también pueden torcerse y que no pasa nada. Que llegar tarde a veces también es necesario. Y que no hacer los deberes es un lujo que debes darte de vez en cuando.

Que el trabajo es tan solo eso, trabajo. Y que si tienes la suerte de dedicarte a lo que más te gusta has de darte gracias cada día por haber elegido bien. Que por más que te guste, eso nunca sustituirá la vida personal. Y que el sacrificio es necesario siempre cuando no arrastres contigo a quienes te quieren, empezando por ti mismo.

Que no se puede ser feliz sin un proyecto a la vista, sin un sueño. Que ponerle pasión es lo más importante del mundo. Pero que los sueños no siempre se cumplen. Que cuando esto sucede hay que despedirse de ellos, pero inmediatamente, pasado el luto, hay que ponerse manos a la obra para crear el siguiente. Que un sueño fallido es un fracaso a veces, sí; una caída, pero de la que debes levantarte y reformularte cómo puedes volver a ser feliz.

Que perderás mucho y a muchos por el camino. Que esos no volverán. Afectos, amigos, amores,… Que no siempre te querrán como te hicieron creer. Que la gente cambia o se revela finalmente en quien realmente es. Que quien parecía eterno se larga sin avisar y que quien no suponías te quiere con el alma y se queda a tu lado sin qie lo imaginaras.

Que la lealtad es para algunos tan solo una palabra de siete letras. Que hay quien la interpreta a su antojo, pero que también hay quien la convierte en un principio de vida. Que deslealtades padecerás unas cuantas y que aunque duelan habrá que cargarlas a la espalda. Que aletargarse a la sombra del rencor, de la rabia y de la frustración solo te condena a ti. Que perdonar, más allá de ser un gesto altruista y generoso, te interesa a ti mismo para avanzar en la vida. Que no hay otro camino. Que solo se perdona al comprender y solo se comprende al aceptar.

Que hay amigos que traicionan y que quizás no eran tan amigos. Que otros lo fueron por un tiempo, pero un día dejaron de sentirlo. Y que otros te despedirán tu último día, les contarán batallas a tus nietos y acumularán años que sumen los minutos de las conversaciones.

Que los amores no siempre son eternos. Que a veces forman parte de un ciclo, de una fase vital y un día se despiden. Que nadie tiene un contrato vitalicio contigo, porque nadie te pertenece. Que quien creíste tuyo tal vez no lo fue tanto, y si lo fue tal vez dejó de serlo. Que si se marcha es porque hay que comprender que todos tenemos el derecho a buscar la felicidad. Que igual que unos terminan hay amores que se quedan y envejecen contigo. Y que nunca se sabe quién será el protagonista. Que hay amores distintos, como distinto irás siendo tú con el paso de los años.

Que habrá personas en tu vida que te destrocen una y mil veces. Que no hay escapatoria. Que nadie está exento. Que te sacarán el alma por la boca y que habrás de recuperarla por ti mismos. Que habrás de decir: ¡basta! Y que habrá igualmente quien se ofrezca a devolvértela cubierta suavemente con sus manos. Que otros velaran por ti desde el primer momento hasta la muerte. Pero que si te hieren es tu obligación cargar con las heridas, curar las cicatrices y no desconfiar, para de este modo mantener la cordura.

Que hay hechos que matan y palabras que hieren, pero que la franqueza siempre es necesaria. Que lo importante es que no enmudezcas y que pongas las cartas siempre sobre la mesa, pero que preciso igualmente poner cuidado en el cómo. Que la palabra justa y la expresión correcta son siempre poderosas. Y que hay que acompañarlas con actos que demuestren de verdad lo que sientes.

Que a veces rendirse ante la lucha no es perder, sino ser inteligente. Que hay que detectar cuándo y dónde permanecer, y cuándo y de dónde hay que marcharse. Que intentar lograr aquello en lo que se cree merece dejarse la piel en el intento, pero que identificar aquello que no tiene sentido resulta aún más astuto y necesario.

Que recibirás críticas, incomprensiones y juicios de valor, pero que a nadie pertenecen tus pasos de vida. Que pasarás horas en soledad y que aquellos que te frenan en tus decisiones no estarán ahí para acompañarte noche tras noche. Que habrán de resbalarte por el cuerpo y dejar de afectarte. Que pocos son los que se merecen extensas explicaciones. Que sabido esto, habrás de despertar y decirte que la fidelidad primera es hacia ti mismo, que de las extintas deudas de vida también debes liberarte y que solo te sentirás pleno cuando te sientas libre para decidir.

Que habrás de comenzar por conocerte y quererte a ti mismo. Que dicen que nacemos solos y morimos solos, pero que esa solo es una verdad a medias. Que bien entendido este principio se refiere a que te debes principalmente a ti. Pero que en el camino eliges quién te acompañará en tu andadura. Que esto no dura. Que se pasa volando y que el tiempo perdido no es otra cosa que la pérdida de la misma vida. Que las pequeñas cosas son las que de verdad te llenarán los días.








Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)