SACARME LA SONRISA ES COSA FÁCIL


Sacarme la sonrisa es cosa fácil. Cada vez más, pienso. Los gestos más sencillos, las acciones más simples son las que hoy por hoy sin duda me conmueven. Encuentro que el entorno tantas veces hostil deja caer con cuentagotas los instantes, las personas y los actos que podríamos calificar de puros, de auténticos, de viscerales, de corazón... Son estos pocos, sí, muy pocos. ¡Lástima! Pero algunos quedan, algunos que simplemente son… sin más lectura que el simple movimiento que sale sin pensar. Ahí sonrío.

En efecto, sacarme la sonrisa es cosa fácil. Y en ese momento me descubro a mí misma sonriendo externamente de manera discreta, pero a pleno sentir internamente. Soy capaz de salir de mí misma y observar la fotografía para así percatarme de que ese ser en concreto, ese momento y ese movimiento me han conmovido hasta tocarme el resorte más íntimo de mi fuerza matriz: el corazón. Y hacerlo sonreír.

Sacarme la sonrisa suele venir pues como un soplo de sinceridad proveniente de unos labios que se comparten conmigo, que me hacen partícipe de aquello que guardan de la forma más privada en el interior de sí mismos. Cuando sentada frente a frente con alguien percibo la mejor de sus virtudes y de sus fortalezas en su propio sentir, en sus miedos, en sus generosidades y hasta en sus vulnerabilidades. En ese momento me siento halagada y gratificada porque al oírlo soy capaz de ver su parte más auténtica y el regalo de haberme elegido para ello. Me descubro a mí misma escuchándolo y mirándolo con absoluta ternura, de la de verdad, de la que se siente estando a escasos centímetros de una persona de carne y hueso, despojada de cualquier ornamento que disfrace ni un solo milímetro de su ser. Y ahí sonrío. De veras que sonrío.

Sacarme la sonrisa suele venir también de un espontáneo gesto en el que el otro dejar ver un sentimiento o una reflexión que acaba de brillarle dentro. Puede ser un hablar sin pensar, aun en apariencia precipitado. Un abrazo sin más, una caricia pura sin pretextos ni pretensiones o un beso inocente en la mejilla. De esos gestos que le salen a uno simplemente por no poder contenerlos en su interior, porque desbordan, porque se escapan solos cuando la puerta está un poco entreabierta… Y de igual forma, en la cara opuesta de la espontaneidad, me provoca una plena sonrisa del alma ese pensamiento bien reflexionado, rico en matices y que me transmite que al otro lado hay alguien que valora por encima de todo a las personas de corazón generoso, alguien que sabe que se encuentran por ahí a buen recaudo, que aun en sus sombras sigue pensando que de vez en cuando la vida le da la posibilidad de toparse con ellas, alguien que se resiste a no tener ni un mínimo rayito de esperanza entre tanta tormenta. Alguien así me saca la sonrisa, sí, simplemente por hacerme sentir que no soy rara avis, pareciéndose a mí.





Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)