SACRIFICIO



Que me expliquen cómo, aunque ya conozca el modo.

Mi eterna pesadilla otra vez conmigo. Acabo de preguntarme mientras escribo esto si es posible acostumbrarse a los temores de vida o aprender a convivir con ellos cuando se asimila que hay ciertas cosas que suceden, que tendremos que afrontar y que no podremos escaquearnos de ninguna forma. No lo sé. No sé si tiene tintes de estar de vuelta de todo. Tampoco sé si es resignarse o conformarse. Hacerse mayor o madurar. O si es el desencanto que se instala con nosotros en amable convivencia con las ilusiones que aún conservamos. Pero aunque sentimentalmente me desagarre y no quiera, mi pesadilla es asumida con cierta coherencia mental. ¿Cuál es? Perder a las personas que son básicas, fundamentales, esenciales para mí. Ya lo sabéis, no es nada nuevo. Me conocéis y me habéis leído millones de veces eso de que uno de los actos más estúpidos de los seres humanos es sacar de su vida a aquellos a quienes quieren. Y qué jodido todo que al tiempo sé que eso sucede, que a veces es necesario, otras inevitable… Tuve que admitirlo sin que eso signifique que no vaya a intentar evitarlo por todos los medios. Pero las relaciones personales son cosa de varios seres. Dos como mínimo. Y de su permanencia y conservación son responsables todas las partes. Mantenerse juntos será viable si las razones y causas de dichas partes son compatibles y equilibradas. Porque si no es así, poco se puede hacer.


Que me expliquen cómo, aunque ya conozca el modo.
La vida es un sacrificio constante
salpicada de momentos dulces y placeres disfrutables.
Sacrificamos momentos, valores, vivencias y calidades. Sacrificamos personas. Nos sacrificamos a nosotros mismos.

Que me expliquen cómo, aunque ya conozca el modo.
No te confundas si ves que de una parte de ti prescindo.
No te equivoques si ves que cierro. No valoro por ello menos la persona.
O al menos aquello en lo que no fallaste.
Tampoco fue mentira si afirmé que es el ser en sí mismo
 lo que a mí me cautiva,
más allá de contextos que unan o desunan.
No yerres el juicio, no.

Es tan solo que mi necesidad se vio bombardeada por la propia vida.
Tan solo que hube de recordarme lo que quedó olvidado.
Que sé que es alta mi cima.
Que con certeza esto nuestro solo tiene un sentido
y que el resto de las versiones ya no tienen cabida.

Sacrifico al amigo ante la muerte del amante.
Sacrifico momentos venideros ante la niebla que cubrió los vividos.
Sacrifico las risas ante la ausencia del abrazo sentido.
Sacrifico las charlas por la falta de besos que ofrecerse.
Sacrifico al amigo, sí, lo lamento. Y no miento tampoco cuando digo
que me falta el aire cada día que pasa y he de fortalecer ese gesto.
Sacrifico al amigo, si ya no está el amante.
Y con el sacrificio, por encima de todo, me sacrifico yo.

Porque tú y yo nacimos de otro modo, al modo de un nosotros.
Porque se fomentó, se construyó y se alimentó
al calor de una llama encendida por ambos.
Porque si esta se extingue, se extingue ese nosotros.
Me extingo yo, no dudes.
Te extingues tú.
Y se pierde el sentido de ese todo.
Sacrifico al amigo, su presencia en mis días
y mato en mi una parte que pierdo para siempre.
Insustituible, sé, pero así es.
No sirve el trato. No complace.
Y así habrá de encajarse.

Yo no me entrego en partes,
pero menos aún me conformo con piezas.
Lo que pierde su esencia hay que dejarlo ir.
Lo que merma la mía es que no es para mí.




Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)