ABRIRSE AL MUNDO



Resulta extraño ver como quien se te va cruzando en el camino atraviesa por experiencias que tú ya viviste anteriormente y que por su gravedad o importancia supusieron un cambio sustancial en tu vida. Como no tengo hijos, he de suponer que es justamente lo que sienten los padres cuando ven que sus vástagos van haciéndose mayores, experimentando y eligiendo. Estoy segura de que son miles las ocasiones en las que tienen que morderse la lengua para no decirles qué es lo que deberían hacer ante una encrucijada o para no afirmar bien alto que ellos ya sabían de antemano cómo terminaría un asunto en concreto. Es lo que ellos interiorizan, con todo esfuerzo, como: dejar volar.
Tal sensación ocurre igualmente con tu entorno más próximo, coetáneos que comparten contigo el día a día y con los que en absoluto se establece una relación paternalista. Sin embargo, en determinados momentos te gustaría darles un golpecito en el hombro y guiarlos por el que sospechas que es su camino correcto. Quizá sea una sensación personal  y estrictamente íntima la que me hace afirmar tales cuestiones. No tengo idea de si ese mismo impulso es común y habitual, pero por lo que a mí respecta puedo decir que estoy absolutamente sensibilizada con las experiencias que inquietan sobre manera al resto. Llámenlo empatía, tal vez, aunque más bien creo que es la consecuencia de los tiempos duros del pasado. Sospecho además que es la sensación de tratar de que un momento doloroso sirva finalmente para algo bueno, no solo para mí, sino para los demás.
Estoy convencida de que estas letras leídas de forma contextualizada podrían recordar a las páginas de los libros de autoayuda, pero nada más lejos. No tengo tentaciones de ir regando mis vivencias por el mundo, pero tampoco me invade ningún pudor en ponerlas sobre la mesa si la ocasión y la persona lo merecen. Indiscutiblemente cada cual tomará su camino: quedarse o avanzar; pero yo no podré evitar pensar un “sé lo que sucederá elijas lo que elijas”. Ley de vida.
Lo que podría lamentar de todo esto es no tener la oportunidad de compartir ciertos conocimientos con mis círculos cercanos o no tanto, de no interactuar constructivamente en sociedad, ejercicio que sin duda alguna podría resultar considerablemente útil. Soy consciente de que naturalmente tal acto sería factible únicamente si la persona que se sienta frente a ti tiene paciencia, ganas de un par de cafés distendidos, y sobre todo disposición y confianza para abrirse al mundo sin cortapisas. Y del mismo modo sé que escasean los cuerpos que no corren a esconderse a un cómodo rincón cubierto de un velo de silencio cuando se ven mínimamente descolocados. A ellos les diría que hablar de las cosas abiertamente es sencillo y muy barato, además de ser una infalible fórmula de ahorro de tiempo, quebraderos de cabeza y energías. Por no hablar de que una vez que lo pruebas, ya no puedes prescindir de ello. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)