DESNUDARME EN PÚBLICO



Cuesta poco darse cuenta al asomarse a este blog de que la inmensa mayoría de los textos versa sobre mis reflexiones personales sobre las emociones, los sentimientos, las relaciones, los cambios originados por el tiempo y las experiencias,… ¿Qué le voy a hacer?, ¡es lo que hay! Cuando comencé a escribir en él no era muy consciente de la dirección que tomarían mis letras, pero sabiendo que en mi balanza cae por su propio peso del lado del corazón la causa es cristalina.

Son muchas las horas del día que empleo en mis labores cotidianas, pero entre los entresijos de cada una de ellas se enredan miles de pensamientos que no dejan que me olvide de cómo me siento y de la gente que ocupa un espacio en mi vida. Siendo sincera y justa con el periodo vital que atravieso, reconozco que profesionalmente estoy satisfecha conmigo misma; no acuso carencias de apoyo y reconocimiento de mi entorno más próximo. Mis relaciones personales me hacen sentir profundamente querida y parte de un todo esencial para mi gente. Granito a granito voy construyendo la vida que quiero. No es tal y cómo pensaba antes de atravesar la puerta de la edad adulta, nunca lo es; el camino ha sido arduo, en extremo doloroso alguna vez y tremendamente pleno otras. Y lo más importante es que con muchísimo esfuerzo interior voy sumando y no se agotan mis ganas de seguir haciéndolo, más bien al contrario ya que estas se retroalimentan.

Así descrito, cualquiera habría de decirme -palmadita en la espalda incluida-, que no hay motivo de desasosiego; no me quejo, sin embargo, he de decir sin pudor que últimamente me encuentro ciertamente inquieta. Sé con certeza absoluta que deseo algo con fuerza; y creo que ese algo no ha de ir a buscarse, sino que ha de llegar por sí mismo, precisamente por su condición de elemento esencial en el camino de quien lo espera. Por todo ello, la tarea no es en absoluto fácil, al menos a mí no me lo resulta. Si bien el miedo a equivocarme y la inseguridad en asuntos materiales brillan por su ausencia, mi capacidad de derretirme espiritualmente ante el anhelo más profundo, ese…ese no se puede medir. Pongamos un metafórico ejemplo. Si se tratase de elegir un vestido del escaparate de una tienda descomunal, calculo que entre todas las posibilidades habría uno, o tal vez dos, que me enganchase la mirada. Sería naturalmente atractivo a mis ojos, pero también de un tejido natural y envolvente, de esos que se convierten en una segunda piel. Al ponérmelo me haría sentir especialmente guapa, pero también elegante. Hasta aquí, sin problema. Restaría entrar a probármelo y ahí es el vestido quien habla porque ha de cumplir dos condiciones fundamentales: la primera, que esté disponible para mí; la segunda, que al dejármelo caer sobre el cuerpo quiera encajar. Así pues, no es únicamente la elección que hacemos personalmente, sino la que hagan de ti. 

Entendido el concepto, vuelvo ahora a mi inquietud ante la impotencia de no poder controlar los anhelos y deseos, pero sobre todo frente a algo que me desconcierta aún más, llegando incluso a enfadarme conmigo misma: el hecho ponerme freno y dejarme influir por las reacciones ajenas, paralizando mi capacidad de acción y restándome valentía para expresar lo que siento. Me queda ahora averiguar por qué demonios no me rehago y me soy fiel únicamente a mí misma, si de sobra sé que no es mi estilo. A ver cómo me las apaño para dejar a un lado todo aquello que no nazca únicamente de mis instintos y diga el mundo lo que diga, ir a por lo que quiero cuando al fin lo veo… aunque eso suponga desnudarse en público.



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)