REBELDÍA

Cuando en la calma esperas que las olas arriben por sí solas, sin salir a buscarlas. Cuando no sabes si aquello que deseas se hizo para ti. En ese instante eterno te preguntas si una invisible capa de desnuda altivez te recubre el cuerpo, dejándote en el rostro la impronta de tu olvido. 

Acaso seas ánimo desgastado con el paso del tiempo, ruinas que en otros días fueron patria y abrigo de vívidos placeres. Acaso resignado observante de lo que otros construyen a su paso, recordándote entonces que no te pertenecen. 

Y rebelarse entonces se convierte en el único camino permitido. 
Y enfrentarse a las olas 
y salir a buscarlas. 
Y quitarte la capa que te recubre el cuerpo. 
Y mostrar ese rostro de verdades no ocultas. 
Y rehacer las ruinas construyendo un castillo franqueable. 
Y no ser observante. 
Y comerse la vida de un bocado en un beso.


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)