SI DECIDO


 Si decido sentir, 
no me cuestionen, no.
Que esa es decisión mía.
Yo sé bien lo que hago.
Yo me leo por dentro
y me escucho el latido. 
Y descifro los ritmos
y los siento en la piel,
en los labios, los ojos,
en las risas y el llanto.

Si decido… sí, si lo decido,
no me cuestionen, no. 
Que yo conozco el viaje
y el porqué del camino
a donde pertenezco. 
Donde sé que me encuentro,
donde me hacen más grande,
allí donde hago falta
y donde no. Quién sabe.

Si decido entender o pegar un portazo,
no me cuestionen, no.
Que yo entiendo a los hombres,
que sé de sentimientos,
de amores, desamores,
corazones abiertos,
de heridas, medicinas,
y de amar con el alma.
Y de mi alma herida,
de esa también conozco.
Y de que el tiempo cura o no
y al final permanece aquello necesario.
Y el resto, ¿qué es el resto? 
Del resto ya veremos.

Si decido que amo, que odio, que grito
o que silencio el día
no me cuestionen, no.
Que me brota de dentro,
que me falta el aliento
si no amo,
que si odio recuerdo en mi memoria
y que también olvido o que perdono,
que me marcho sin vuelta
y que a veces me quedo, eso depende.

Que hay gente que no siente, que se marcha y no entiende,
que también hay quien llora, quien sufre y quien padece,
que hay quien merece amores y quien tan solo olvidos.
Que hay quien es tierno y frágil y necesita un beso,
que hay quien despierta un día y comienza a vivirlo
como si fuera el último para poder amar.
Y hay quien gastó su vida quemándola en lo absurdo,
que no hay brillo en sus ojos, que se sienta en lo frío,
se vacía por dentro y… no sé qué será.

Si decido mañana,… si lo decido,
no me cuestionen, no.
Que me miro al espejo
y, aún hoy, sé quién soy.
Que me acuesto en la noche y me pregunto:
¿qué hago con tanto amor, eh?, 
¿qué hago con tanto?
Y me duermo enredada y... no digo nada.
Y lo guardo conmigo, que después de una vida
de anhelarlo
se me apareció un día sin buscarlo.
¿Qué hago con tanto?, dime...
Si decido que... si lo decido.

   



  



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)