EL DÍA EN QUE TE ATREVAS

El día en que te atrevas...

... a mirarme directamente a los ojos y aguantarme la mirada sin bajarla.
... a abrazarme sin contar los segundos que se consideran suficientes.
... a dejar la mente en blanco cuando me tocas y te toco.
... a no sacar un tema que ya está desgastado de puro guionizado.
... a no necesitar llevar el control de la situación. Y gestionar los tiempos, los silencios, las intensidades.
... a avanzar el camino y adentrarte en el bosque.
... a no esperar que una explosión destroce el puente construido.
... a no contradecirte y cambiar el discurso. Y olvidar recordando las palabras. Y cambiar las palabras olvidadas.
... a no pensar que un gesto recibido es un veneno, una palabra dicha una amenaza o una ternura un cuchillo afilado que mañana no corta.
... a no relacionar sentires, comparando lo que diametralmente se opone en posiciones, modos y en visión de la vida.

El día en que te atrevas, ese día...

... quizás me entregue entera y sepas ese día quién soy yo realmente. Sin velos, sin censuras, sin pensar y sin muros. Sin escudo y sin armas, sin planos del tesoro, sin mente trabajada, ni acertijos, ni taras. Quizás, tal vez, quién sabe, puede. Ese día quizás me conozcas por dentro de una vez y sin limitaciones. Y ahí tal vez me dé del todo, sí. Tal vez me quede.



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)