AZUL



Al preguntarme cuál será el color más triste…


Recalo en los grises azulados de una sombría tarde de recuerdos.
Percibo
el gélido azul en tus flácidos brazos que de mí se despiden.
Y en tus grises vacilaciones (finalmente escoges no quedarte).
El tiempo se ha encargado de marcarme los distintos matices de tu azul.
Los imprimiste con besos escondidos, tiñéndome los huesos.
Pero profundos.


Al tiempo lo descubro
en nuestras límpidas miradas, 
antes de que la vida nos sumerja en cenizas.
Y en el libérrimo mar al que desafiabas 
aquella primera noche de invierno.
En el cielo despejado de miedos que efímeramente te trae
de cuando en cuando a mi lado.
Y azul violáceo en el cuarto entre penumbras en el que nos amamos
ajenos a tu mundo,… que también es el mío.


No es el color más triste, es de nostalgia.
De ganas de tenerte y que por un momento
te dejes ir a tus más íntimos instintos y sentires.
(No son un sueño, ni un espejismo).


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

¿QUIERES TERMINAR CON LA CULTURA DE LA VIOLACIÓN?

DOCENTES NO DECENTES