DESTINO (reflexiones)




El destino: ανανκη (ananké), el fátum, el hado, el sino… ese fin inevitable que cada ser humano tiene marcado en su existencia. ¿Creer en él?

Cuántas veces nos habremos hecho esa pregunta y cuántas otras habremos variado nuestra respuesta, diciéndonos bien que nuestra vida ya está escrita en el cosmos, bien que somos nosotros mismos quienes la dibujamos con cada una de nuestras elecciones y decisiones. Yo misma he dudado a cada paso, convenciéndome de una u otra opción a mi conveniencia.

El caso es que esta mañana me he despertado con una fortísima idea que se me ha presentado entre sueños, como si de una poderosa revelación se tratase –y es que la que aquí habla recibe, con particular clarividencia, sus mejores pensamientos directamente procedentes de su mundo onírico–: ambas tendencias sobre el destino marcado, supuestamente opuestas, no tendrían que ser en absoluto excluyentes. Me explico.

A lo largo de la historia, filósofos, teólogos de todo signo y artistas literarios han abordado el asunto, llegando a la conclusión de que hay una fuerza sobrenatural que nos mueve hasta un punto inevitable ya predestinado para nosotros desde que nacemos. No habrá forma, por tanto, de alejarnos de él y cada uno de nuestros actos será tan solo un peldaño que nos conduzca a esa puerta final. No me negarán que tal creencia es cuanto menos romántica. Particularmente hay algo en mí –mi enorme porcentaje emocional sobre el racional, tal vez– que me impulsa a decantarme por tal idea.

Por otro lado, los espíritus más racionales y científicos –y fíjense que no me resisto a denominarlos "espíritus"– se alejan diametralmente de tal punto, aduciendo que es cada individuo quien se forja su propio final con cada pincelada que le da a su existencia.

No necesariamente excluyentes, dije. Quiero creer hoy que efectivamente desde el mismo momento en el que somos gestados tenemos diseñado un destino final del que no hay forma, al menos humana, de huir. Si descartamos que nuestras decisiones son tomadas y movidas por el libre albedrío, eso conlleva indiscutiblemente a considerar que lo que lo provoca es algo mucho más poderoso que nosotros mismos, despojado de todo componente humano. Y es ahí donde tenemos que rendirnos a la idea de la predestinación. Ahora bien, nosotros, tan orgullosos de esas capacidades intelectuales que nos diferencian del mundo animal, ¿no tenemos ningún poder de decisión sobre nuestras propias vidas? Naturalmente que sí, porque desde ese momento en el que comenzamos a ser, vamos eligiendo caminos y opciones, variándolas, descartándolas, retomándolas,… Pero no nos engañemos porque, al fin y al cabo, cada electo sendero nos lleva a ese punto final. Elemento que despegó de nuestras entrañas y quedó suspendido en el cosmos, impregnado de una sustancia imantada a la que nos dirigimos irremediablemente. No importan los rodeos que demos. No importan los retrasos ni los tropiezos. Al final, la magnética fuerza del destino nos llevará a él sin poder evitarlo.

Así que la próxima vez en que acudan con recurrencia hacia una acción, hacia un lugar, hacia una persona, incluso cuando hayan tratado de evitarlos, no se desgasten, porque todo ello ha sido escogido para usted por ese poderoso, mágico y atrayente destino.




(Aquello que se me cruza en el camino estaba dibujado para mí, aun sin saberlo; del mismo modo, yo estaba escrita en el destino de alguien más. Y estoy tan segura de ello como de lo que siento a cada paso)


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)