UNA MUJER ASÍ SIEMPRE TIENE RAZÓN

      
       Y a día de hoy, yo sé bien que estoy bastante más cansada, aunque no me falta la energía en otra dirección. Me han dejado sus marcas los disgustos y los perdones, esos malentendidos, las rabietas,… pero no me escuecen. Estoy también bastante más gastada de diálogos y pensamientos, pero no incompleta. Nacieron otros. Me rompí varias veces, pero pude reconstruirme en algo más hermoso. Y no cambiaría ese cansancio, ese desgaste. No volvería a antes de romperme, ni borraría los perdones que he escuchado. Todo tuvo su causa y su momento. Su porqué y su enseñanza. Y cada uno de ellos me trajo a donde estoy. Nos trajo a donde estamos. Y aún estamos aquí, no se te olvide. Será por algo. No olvidaría nada, no. Y eso lo juro. Porque sin todo ello, el hoy no existiría. Parte de ese camino que me ha hecho algo más vieja, pero también más sabia. Parte de ese camino que me ha reconciliado con eso que yo soy. Que me acercado más, pero mucho más, a quien tú eres. Eso ni lo imaginas. Sabría que algún día habría de llegarme la calma en ese aspecto y es que hoy me siento en paz, en paz con ambos. Todo aquello se ha ido, solo quedamos ya esa yo y ese tú. Ese revés absurdo se ha marchado, sin más. Que no sin menos. Y ha quedado la esencia. Crecida. Engrandecida. Bastante más brillante. Bastante más profunda. Y es que decía Hepburn (Katharine) que el amor no tiene nada que ver con lo que se espera obtener, sino con lo que se espera dar. Y una mujer así, pintada en blanco y negro, permíteme decirte: siempre tiene razón. Vete mentalizándote.






Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ADULTO ES UN NIÑO ESTROPEADO

DOCENTES NO DECENTES

LA EDUCACIÓN DE UN PAÍS NO ES SINO EL REFLEJO DE LA SOCIEDAD QUE LO HABITA (Primera parte)